sábado, 7 de noviembre de 2015

SIEMPRE PREPARADA

¡¡Prepárate para esta temporada!!


¿Quisieras tener la facilidad en orinar en cualquier sitio como los hombres?
en el colegio, en el campo, en el parque...el no tener que esperar cuando surge la necesidad...hacer pipi de pie ¡¡¡Woooow!!
Sin coger infecciones por orinar en WC públicos... 

Whiz Freedom, dispositivo urinario portátil
Descripción
Whiz Freedom permite a las mujeres hacer pis en cualquier momento y en cualquier lugar.
¡No importa la posición! Con Whiz Freedom los baños públicos sucios ya no serán un problema.
¿Cansada de mantenerte en poses extrañas en baños públicos? ¿Harta de permanecer en posturas altamente indefensas cuando haces pis en la montaña?
Llega a MeLuna España el primer urinario portátil para mujeres antibacteriano, hidrófobo y cuidadoso con el medio ambiente.
 ¿Qué hace especial a Whiz Freedom?
Es pequeño, cómodo y compacto.
No tendrás que desnudarte para orinar.
Reutilizable, plegable y maleable: podrás guardarlo en una bolsita de tela. doblado, enrollado o comprimido para que te siga a todas partes.
Lavable en lavadora o lavavajillas, a temperaturas no superiores a 60 grados.
Su empleo es discreto, cómodo, simple e higiénico.
Su uso está libre de reflujos, derrames o desbordamientos Su forma anatómicamente única, imitando a una azucena.
No está fabricado con látex, es antimicrobiano, antifúngico e hidrófobo. Material clínicamente aprobado.
 Especificaciones técnicas: Whiz Freedom es un producto fabricado en la Comunidad Europa (CE), con certificado médico aprobado por el NHS (Sistema Nacional de Salud) en Gran Bretaña para toda la Europa, y el FDA (Administración de Drogas y Alimentos) en los EE.UU. Su material (TPE) es de alta calidad, clínicamente aprobado, antibacteriano e hidrófobo.
Escoge tu copa MeLuna YA ...así estarás preparada para disfrutar del verano en la playa, pantano, río, piscina ...y no te perderás ni un solo plan de baño... con tu copa al ser 100% invisible y como ni te enteras ni se moja estarás horas y horas a remojo sin preocupaciones...Te estoy esperando con mis promociones y ofertas...¿a que esperas?
Copa menstrual MeLuna: ¡El invento del siglo! La copa menstrual MeLuna es la alternativa reutilizable más saludable, cómoda, económica y ecológica al uso de tampones y compresas desechables. ¡Adiós cordones! ¡Adiós compresas! ¡Hola independencia!

¿CÓMO CONSEGUIR UN SUPER ORGASMO?
No embistas, no cabalgues encima de tu pareja, permanece quieta y utiliza el músculo pubocoxígeo para estimular su miembro dentro de ti.

¿y eso cómo se hace? , se trata de una técnica sexual donde la mujer succiona el miembro masculino con su vagina, se produce un efecto parecido a la boca mediante el sexo oral. La pareja esta quieta, no embiste, no cabalga, sólo utiliza su músculo pobocoxígeo provocando el éxtasis en su pareja.

Algunas mujeres nacen con la habilidad natural para efectuar estos movimientos musculares, otras en cambio tienen que entrenarse para ello. Existen una serie de ejercicios cuya finalidad es reforzar el suelo pélvico, se llaman ejercicios de kegel donde entran en juego las famosas bolas chinas. Al final del artículo os dejaremos un enlace con el post de los ejercicios kegel.

La posición ideal para practicar esta técnica sitúa a la mujer encima del hombre, indispensable ya que ella tiene que marcar el ritmo y la intensidad, el hombre tiene que estar totalmente entregado a su pareja. Esta técnica provoca al hombre un orgasmo intenso y duradero pero también a la mujer le ayuda a alcanzar el extasis mediante los tres orgasmos . Vaginal, clitoriano y el del útero.

El origen de esta técnica nace en la India hace más de tres mil años, extendiéndose por todo oriente rápidamente, siendo una parte importante en el entrenamiento de las Geishas. En los últimos tiempos con la irrupción del sexo tántrico estas prácticas sexuales vuelven a estar de actualidad.




Con el ejercitador Set Emigi y unos ejercicios muy simples, podrás mejorar tu vida sexual, aumentar tu rendimiento y sentir más. Evitar perdidas de orina, prevención de prolapsos vaginales, etc...
Entrenamiento pélvico
¡Suelos pélvicos sanos!
El programa Emigi, es un ejercitador del suelo pélvico y está disponible en diferentes pesos progresivos con el fin de que mujeres de cualquier edad y condición puedan ejercitar su resistencia de manera personalizada.

Los músculos pélvicos son los responsables en gran medida de nuestro placer sexual, como cualquier músculo hay que ponerlo a trabajar para mejor su rendimiento, existen una serie de ejercicios llamados ejercicios de Kegel , siendo la finalidad de estos el desarrollo y control de los músculos vaginales de la mujer. Existe cierta dificultad natural para controlarlos y desarrollarlos, por eso es muy recomendable establecer una rutina de trabajo.

Primero vamos a establecer cuales son los músculos a utilizar durante los ejercicios de Kegel, para hacerlo basta con detener el flujo de la orina varias veces cuando estés en el baño, estos son los músculos a trabajar.


Una vez establecidos vamos a contraer los músculos de la vagina durante tres segundos y relaja, lo repetiremos diez veces.Contrae y relaja lo más rápido que puedas, repite veinticinco veces. Importante, comprueba que no estas utilizando los músculos de las piernas o glúteos, tampoco tenses las espalda, el objetivo es asilar y trabajar solamente dichos músculos. Incrementa lenta y gradualmente el tiempo de contracción para mejorar el ejercicio, establecer una rutina es importante a la hora de conseguir resultados, con tres veces a la semana será suficiente, haz los ejercicios antes de salir de la cama a la mañana y antes de dormirte por la noche.
En los últimos años se ha descubierto que el uso de las bolas chinas, producen un ejercicio Kegel involuntario y sin esfuerzo. Tanto es así que son recomendadas por especialistas de suelo pélvico. Existen bolas chinas de distintos tamaños y pesos para iniciar un ejercicio progresivo.
Seguir el consejo :El método emigi más los ejercicios de Kegel... Y a disfrutar!!
Set Emigi + ejercicios de Kegel = placer, resolver pérdidas de orina, músculos firmes, prevención de prolapsos... ¡¡vida sana y divertida!!


viernes, 6 de noviembre de 2015

ÁCIDO HIALURÓNICO PARA REJUVENECER E HIDRATAR LA PIEL

El ácido hialurónico es, junto al colágeno, nuestro gran aliado en la lucha contra la pérdida de volumen y las arrugas producidas por el paso del tiempo.
Sin embargo éste es más duradero, provoca menos reacciones alérgicas y contribuye a borrar las arrugas de una manera mucho más eficaz.
Te cuento todas sus propiedades y beneficios...
El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de manera natural en nuestro organismo, puesto que forma parte de numerosos tejidos y órganos de nuestro cuerpo como los cartílagos o la propia piel.
A medida que nos vamos haciendo mayores, la presencia de esta sustancia va disminuyendo considerablemente y a los 50 años, por ejemplo, sólo nos queda un 50% de nuestro capital de ácido hialurónico.
Esto provoca la pérdida de volumen y de firmeza y la aparición de arrugas, y por lo tanto el envejecimiento de la piel.
La característica principal del ácido hialurónico es su gran capacidad para atraer y retener el agua, por lo que en cosmética se ha convertido en uno de los ingredientes fetiche para cremas y tratamientos antiedad.
En su uso tópico aporta grandes dosis de hidratación a la piel, además de darle un aspecto más terso y ayudar a rellenar las pequeñas arrugas y líneas de expresión.
El ácido hialurónico se suele obtener de fuentes naturales como las crestas de los gallos, la aleta de tiburón, las articulaciones de las vacas, los residuos del procesado de pescado (intestinos, ojos..) y el cordón umbilical.
El ácido hialurónico no puede obtenerse por síntesis, únicamente mediante técnicas de bioingeniería con un proceso de fermentación bacteriana del Ácido úrico o mediante fuentes naturales, que suelen ser las más comunes. 
Su producción se está llevando incluso a la industria agroalimentaria.
La fuentes más utilizadas son las crestas de los gallos, la aleta de tiburón y el cordón umbilical.
En concreto, las crestas de los gallos es una de las fuentes más provechosas de este compuesto ya que esta pieza se tira. 
En los gallos, la cresta es esencialmente una gran superficie de piel, que aumenta su concentración de ácido hialurónico como respuesta a la testosterona.
Las gallinas también poseen este compuesto pero en menor medida.

Usos en medicina estética
El ácido hialurónico comenzó a usarse en cosmética en la década de los 90, en forma de viales inyectables que consiguen, de manera práticamente inmediata, devolver a la piel su volumen inicial e hidratarla en profundidad, mejorando también su tersura y luminosidad.
Así, se corrigen los primeros signos del envejecimiento cutáneo manteniendo nuestra piel joven por más tiempo.
Esto se debe a que la aparición de arrugas y flacidez asociadas al paso del tiempo se produce en gran parte por la pérdida de hidratación en la piel que provoca la disminución de ácido hialurónico y de la capacidad de nuestro organismo para reponerlo a medida que nos hacemos mayores.

¿Para que tipo de arrugas se recomienda el ácido hialurónico?
Las zonas más comunes en las que se aplica son:
Contorno y comisura de los labios.
Volumen labial y facial (pómulos).
Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca).
Surcos nasogenianos (líneas de expresión a ambos lados de la nariz y la boca).
Patas de gallo.

Usos en cosmética
Sin embargo, ya no es necesario recurrir a inyecciones de ácido hialurónico para disfrutar de sus beneficios, ya que la investigación cosmética ha conseguido formular esta sustancia de manera que también puede ser absorbida por la piel mediante cremas y sérums.

El ácido hialurónico que nos inyecta el dermatólogo es de alto peso molecular (hidrata muy bien pero no penetra a no ser que sea inyectado), mientras que el que se usa en cosmética es de bajo peso molecular, con lo que se consigue penetrar en la capas más profundas de la epidermis, y así hidratar la piel, rellenar los surcos y arrugas y devolverle al rostro la firmeza perdida.
Desde hace algunos años, el ácido hialurónico se ha convertido en uno de los activos más buscados en los tratamientos y cremas faciales. 

¿A qué se debe este fenómeno? 
¿Cuáles son las propiedades que aporta a nuestra piel?
El envejecimiento de la piel va mucho más allá de la aparición de arrugas y líneas de expresión. 
El paso del tiempo también provoca otras consecuencias como la falta de definición del óvalo facial y la pérdida de volumen. 
Es precisamente este envejecimiento volumétrico el que podemos frenar gracias al uso continuado de cremas y tratamientos faciales que contengan una buena dosis de ácido hialurónico.

¿Cómo debemos ir cambiando nuestra rutina a medida que nos hacemos mayores? ¿Qué tipo de productos debemos empezar a incluir?
Además de una hidratante, todas las mujeres deben usar productos de limpieza facial que sean adaptados a sus necesidades, ya que se deben usar todos los días, aunque no te hayas puesto maquillaje (para quitar el sebo acumulado, el polvo de la polución, las células muertas, etc). 
No se eligen los productos en función únicamente de la edad, sino también según el estilo de vida y el tipo de piel que tengamos.
El primer producto antiedad que debemos empezar a usar es el limpiador, el segundo es una crema hidratante, el tercero sería un producto con antioxidantes que protegen la piel del envejecimiento relativo al entorno, como el aceite extraordinario (no debemos olvidarnos tampoco de la protección solar, principalmente en los meses de verano o si pasamos mucho tiempo al aire libre). 
Después vendría el tratamiento antiedad, que ayuda a rellenar la piel antes de que las arrugas sean demasiado profundas, un tratamiento de colágeno si se necesita actuar sobre la firmeza y la elasticidad de la piel, y un producto antimanchas en los casos en los que sea necesario.
Se habla mucho del envejecimiento relativo a las arrugas, pero el paso del tiempo también provoca una pérdida de volumen. 

¿En qué consiste el envejecimiento volumétrico? ¿Qué signos provoca en nuestro rostro?
El envejecimiento no es solo arrugas o pérdida de firmeza. 
Si una se mira en el espejo y se compara con una fotografía suya tomada 20 años antes, lo que más se nota no son las arrugas, o la pérdida de firmeza, sino la pérdida de volumen. 
Esta pérdida de volumen depende de la morfología de cada una, algunas lo verán más que otras según como sea nuestra estructura ósea y nuestra masa muscular. 
La nutrición y las hormonas tienen una influencia sobre la pérdida de volumen, y por supuesto el espesor de la piel (epidermis y dermis) también.

¿Qué aporta el ácido hialurónico en nuestra piel? ¿Por qué es importante comenzar a suministrar dosis de este compuesto a medida que cumplimos años?
El ácido hialurónico (AH) es el componente responsable de la tonicidad de la piel, porque es capaz de absorber y retener hasta 1000 veces su peso de agua. 
Las células de nuestra piel producen de manera natural este AH, pero después de los 30, se nota una bajada en la síntesis de este compuesto en la epidermis. 
La piel pierde un poco de su firmeza cada día.
Además, el ciclo natural del AH es muy corto. 
Por lo tanto, es interesante aplicar AH fragmentado en la piel para que pueda penetrar hasta las capas más profundas de la epidermis, para así hidratar y revoluminizar la epidermis todos los días sin necesidad de recurrir a una inyección.

¿Existe alguna diferencia entre inyectar ese ácido hialurónico y aplicarlo a través de una crema o un sérum?
Claro que hay diferencias. 
El AH que se inyecta por un dermatólogo es de alto peso molecular (2000k Daltons), y se inyecta en la dermis, mientras que el AH que se usa en cosmética puede ser de bajo peso molecular (20-30K Daltons), el cual penetra en la capas vivas de la piel hasta 120 micrometros. 
También se puede aplicar AH de alto peso molecular a nivel cosmético, pero tiene el inconveniente de que hidrata muy bien pero no penetra, se queda en la parte externa de la piel.
Ácido hialurónico: rejuvenece e hidrata tu piel
El ácido hialurónico se ha convertido en una de las armas más efectivas frente al envejecimiento, ya que consigue aumentar el volumen e hidratación de la piel, haciendo que ésta luzca mucho más tersa y radiante.

jueves, 5 de noviembre de 2015

CUIDA TU FLORA VAGINAL CON LA COPA MENSTRUAL MELUNA

La copa menstrual Protege y conserva la flora vaginal ya que recoge el fluido menstrual y no lo absorbe como lo hacen los tampones, esto evita infecciones y hongos porque apoya la protección natural que facilita la flora vaginal.
¿Con la copa menstrual no hay riesgos de infecciones e irritaciones?¿Por qué? 
La copa no absorbe el líquido menstrual, y por lo tanto, tampoco no interfiere con la flora vaginal (como lo hacen los tampones), además de no dejar restos textiles. Esta flora natural protege la vagina de bacterias u hongos que puedan provocar una infección. 
Los tabúes con la sangre menstrual,son los que pueden causar algún tipo de rechazo en el uso de la copa menstrual.
Las usuarias de este método de higiene intima, sabemos exactamente lo que es, y en ningún caso hay que tener asco a nuestro propio cuerpo.
La cantidad de flujo menstrual varía de una mujer a otra. Lo habitual es que se pierdan unos 100 mililitros de regla, un volumen que equivale a una tacita de café. La regla está constituida por sangre, un óvulo no fecundado y el endometrio, que es la capa de mucosa que recubre el útero y que se expulsa al no haberse producido un embarazo. A lo largo de la menstruación, el flujo puede cambiar de color -de rojo a marrón oscuro- y de textura, pues no siempre es igual de espeso.
Con la copa ves lo que realmente manchas, y con los tampones no porque hacen que parezca mas abundante e incluso aumenta los días de duración. 
La copa menstrual da la sensación de ser anti-higiénica ...
¿Realmente es así? ¿Por qué?
En mi opinión es más higiénica que un tampón. Se coloca en la vagina tal cual como un tampón y se quita como un tampón. Al contrario el tampón cuando ha absorbido todo el fluido menstrual tiene tendencia de despertar un olor desagradable, cosa que la copa no hace. 
Ademas no arrastra la protección natural del organismo... deja intacta la flora vaginal.
El desequilibrio en la flora vaginal puede derivar en múltiples problemas de salud en la mujer.
La zona íntima femenina es la más delicada del cuerpo. Está colonizada por una gran variedad de bacterias que constituyen la flora vaginal, la misma que crea una barrera de protección que actúa frente a la proliferación de infecciones, sin embargo si no se sigue una higiene adecuada puede crear efectos negativos para la salud.
¿Qué es la flora vaginal y cuáles son los factores que pueden alterar su equilibrio normal?
¿Qué puede suceder si no trata a tiempo una alteración de este tipo?
Aquí las respuestas a estas y otras dudas.
La flora vaginal se denomina al conjunto de bacterias que viven en perfecto equilibrio en la vagina. El principal componente de esta flora es el lactobacilo (Lactobacillus acidophilus) y cumple un rol protector, al evitar el aumento de otras bacterias. Cuando proliferan las bacterias que habitan en la flora vaginal y disminuyen los lactobacilos se produce un desequilibrio, esto a su vez produce una alteración en el grado de acidez vaginal, incrementando aún más el desarrollo de bacterias, favoreciendo la aparición de enfermedades como la vaginosis bacteriana.
Un factor que puede desencadenar el desarrollo de vaginosis es tener múltiples parejas sexuales, pues se facilita el riesgo de contraer bacterias que produzcan desequilibrio en la flora vaginal. Sin embargo, hay mujeres que nunca han tenido relaciones sexuales, pero que de todos modos, pueden tener un desequilibrio en su flora y enfermar de vaginosis.
Cabe resaltar que la vaginosis bacteriana se caracteriza por generar un daño en la mucosa vaginal que produce irritación e infección, denominado vaginitis.
Más riesgo. El estrés es otro factor que puede influir en la alteración de la flora vaginal normal. En algunos casos, la utilización de antibióticos para tratar infecciones respiratorias también podría generar un desequilibrio. El uso de prendas íntimas de acrílico o nylon favorece las alteraciones de la mucosa, facilitando a su vez las condiciones para el desequilibrio de la flora vaginal. Por esto es preferible la ropa interior de algodón.
Mayores consecuencias. La vaginosis, y por ende la progresión del desequilibrio de la flora vaginal, tienden a aumentar las posibilidades de extensión de la infección, llegando a afectar, incluso, el útero y las trompas de Falopio. “En estos casos ocurre lo que se denomina enfermedad inflamatoria pélvica. Esto podría asociarse a abscesos pélvicos y a daño permanente, que puede derivar en una infertilidad futura”, advierte el experto. Recomendaciones. Para no alterar la flora normal se debe evitar el aseo íntimo con jabones o las duchas vaginales que tengan un pH o acidez diferente a la de la mucosa vaginal. “Es recomendable que el aseo se realice solo con agua o con jabones especialmente creados para ello, evitando así la disminución de los lactobacilos, que actúan como protectores, al estar en equilibrio con las otras bacterias. También es recomendable consumir productos lácteos que favorecen el crecimiento o mantención de lactobacilos”, Probioticos para regenerarla, comer muchos arándanos,  onagra son remedios caseros para ayudar a la flora vaginal.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

CHARLAS MELUNA

¿Quieres organizar una charla MeLuna en tu casa?


¿Te gustaría organizar una charla en tu casa, en un bar, en una asociación o en un parque con tu amigas y/o familiares?

¿Quieres tocar una copa MeLuna antes de comprarla?

¿Quieres tener la oportunidad de poder preguntar a una asesora todas tus dudas sobre la copa menstrual?

¿Necesitas que una asesora te explique cómo se utiliza para que lo entiendas y  visualices mejor?

Además, ahora tenemos una promoción "muy especial" para vosotras:
Por cada *charla que realicéis con más de 4 o 5 mujeres interesadas en la copa menstrual MeLuna con una de nuestras asesoras, la anfitriona y organizadora de la misma, recibirá gratis una *copa menstrual MeLuna.


Las charlas tendrán un mínimo de 5 asistentes contando la anfitriona y para entrar en esta promoción deberá realizarse una foto que posteriormente será publicada en nuestra página web y redes sociales para ello cada asistente deberá firmar los derechos de imagen.


* La copa menstrual MeLuna de regalo a la anfitriona es una BCUP, una copa de muestra que puede tener algún fallo de color o terminación pero que es 100% funcional y está garantizada por el fabricante.

martes, 3 de noviembre de 2015

DESPUÉS DEL PARTO: HEMORROIDES

El ano es el esfínter de salida del tubo digestivo. Está formado por dos músculos circulares (los esfínteres anales), uno autónomo y otro voluntario que controla la evacuación intestinal.

Por el interior y atravesando los músculos se dispone un entramado de venas, el plexo hemorroidal.

Estas venas pueden dilatarse si se produce un aumento de la presión abdominal o las heces se acumulan en el recto (estreñimiento). Si este aumento de presión es transitorio, las venas recobran su forma original una vez resuelta la causa. Sin embargo, si el aumento de presión es repetido y frecuente, o prolongado, las venas acaban por dilatarse y deformarse, proyectándose hacia el interior del canal anal, dando lugar a las hemorroides.

Mientras su tamaño es pequeño pueden pasar desapercibidas, sin sintomatología significativa. No obstante, a medida que aumentan de tamaño su presencia y sus efectos son cada vez más notorios.

Los principales síntomas que pueden producir son:

Sangrado: en forma de sangre roja, generalmente en pequeñas cantidades manchando las heces o el papel higiénico.

Dolor: especialmente durante la dilatación anal para la deposición de las heces. Este dolor puede ser agudo e intenso durante la defecación o sórdido, profundo y continuo.

Prolapso venoso: las venas dilatadas “salen” a través del ano, siendo visibles. No es imprescindible que las hemorroides sean visibles para que se produzca el resto de la sintomatología.

Prurito (picor) continuo, muy violento.

Tenesmo rectal: sensación permanente de necesidad de defecación.

Los síntomas asociados a las hemorroides hacen que la evacuación de las heces (deposición) resulte especialmente incómoda, por lo que se trata de evitar. Se favorece así el estreñimiento que es el principal factor causante de las hemorroides, de modo que se cierra un círculo vicioso que cada vez complica más el cuadro. De ahí la importancia de intentar evitar el estreñimiento durante el embarazo para reducir la aparición de las hemorroides o limitar su gravedad.

En el embarazo, especialmente en los meses finales, la presión continua del útero dilatado sobre el recto y el ano contribuye a aumentar la presión y, por consiguiente, el desarrollo de las hemorroides.

En el parto, los esfuerzos de expulsión (pujos) representan episodios de aumento muy importante de la presión abdominal que hace que las hemorroides se dilaten de forma muy importante y sean muy evidentes.

Pasado el parto, suelen volver a la situación previa en unas pocas horas o días.

Tratamiento

En principio hay que tratarlas médicamente.

En los casos con síntomas leves:

Aumento de fibra en la dieta (legumbres, cereales, frutos secos, frutas y verduras), siempre asociado con un incremento en la cantidad de líquidos, para obtener una deposición blanda que no irrite la mucosa anal.

En algunos casos pueden estar indicados los suplementos de fibra.

En fases iniciales del tratamiento puede asociarse el empleo de un laxante (con cuidado de no producir diarrea que pueden empeorar los síntomas).

Evitar las bebidas con cafeína, el alcohol y los picantes.

El pasar largos ratos en el aseo para defecar favorece también la congestión de las hemorroides y su posterior sangrado por lo que debe evitarse.

También puede obtenerse beneficio con los baños de asiento de agua templada de unos minutos de duración.

El empleo de cremas o pomadas antihemorroidales puede estar inicialmente indicado, si bien hay que tener en cuenta que muchas de ellas tienen compuestos (corticoides, anestésicos tópicos,...) que pueden provocar efectos secundarios, por lo que no deben ser empleadas más que durante unos días y siempre bajo supervisión de un médico.

Existen también medicamentos que pueden mejorar la microcirculación de la zona y reducir la inflamación, pudiendo ser de utilidad.

En grados algo más avanzados:

Realización de ligadura con banda elástica, consistente en colocar una anilla de goma próxima a la hemorroide, que la estrangula, impidiendo su flujo sanguíneo, con lo que se elimina en unos días. Se puede realizar en la propia consulta.

La ventaja de estos procedimientos es que pueden efectuarse de forma completamente ambulatoria, ya que la zona en la que se aplican es habitualmente poco molesta.

Los casos severos

Requieren cirugía. En la actualidad existen diversas técnicas. Los procedimientos quirúrgicos más frecuentes son:

Hemorroidectomía. Es la extirpación de las hemorroides o intervención clásica, de la que existen variantes técnicas. Las complicaciones de la intervención pueden ser la hemorragia postoperatoria, el dolor persistente o la incontinencia anal, si bien ninguna de ellas es frecuente.

Hemorroidopexia. Se trata de una técnica más reciente, que realmente no extirpa las hemorroides sino que, al eliminar un segmento de mucosa del recto, las hace ocupar su posición original. Se emplea para ello una grapadora especial. Puede estar indicada en algunos pacientes, pero tampoco está exenta de complicaciones.

lunes, 2 de noviembre de 2015

SUELO PÉLVICO

El Suelo Pélvico, es algo mas que un grupo muscular y de tejido de sostén que cierra la cavidad inferior del abdomen. 
Funciones vitales tan importantes como la continencia de orina y heces, la sexualidad, la reproducción...

Debemos ser conscientes de su existencia desde que somos jóvenes:

Una de cada tres mujeres padece incontinencia urinaria.
Al toser, reir o estornudar, al echar una carrera o simplemente cambiar de posición, muchas mujeres padecen en silencio escapes de orina, que limitan su actividad laboral, social y personal; por la temida sensación a oler, o manchar la ropa. 
Es una enfermedad silenciosa, se oculta y se busca remedio tarde, por sentir vergüenza y pudor.
La incontinencia urinaria es considerada un problema de salud pública de alto impacto en la calidad de vida.
La OMS celebra un dia internacional para concienciar de este problema que supone absentismo laboral, aislamiento social e incluso depresión, ansiedad y pérdida de la autoestima. 
Es labor de los profesionales sanitarios llegar con cercania y naturalidad a todas las mujeres que han sido madres o se encuentran en la menopausia, etapas de la vida claves para debilitar el suelo pélvico.

Hasta un 9-10% de mujeres padece doble incontinencia: urinaria y anal.

Si los escapes de orina son considerados delicados, los desagradables escapes de gases o heces, son realmente encubiertos y limitantes, condicionando cualquier actividad personal o laboral. 
Estas mujeres no salen de casa hasta no haber conseguido ir al baño, deben tener unos hábitos alimenticios estrictos, usar medicación astringente… y verse sometidas a situaciones realmente embarazosas.
La calidad de las relaciones sexuales está muy relacionada con un suelo pélvico tonificado.
En la respuesta sexual y el orgasmo participa la musculatura que rodea y sostiene la vulva,vagina y útero. 
La satisfacción y calidad de las relaciones depende de muchos factores pero sin lugar a duda una buena tonificación muscular suma.
El embarazo y el parto son un trauma considerable que debilita esta musculatura.
La maternidad es una etapa de la vida por la que pasan la gran mayoría de las mujeres. 
Cuidamos la alimentación, los hábitos tóxicos, los fármacos, preparamos la habitación, la canastilla….y el “canal del parto” que va a sufrir el daño, es totalmente olvidado. 
Ninguna madre debería dejar de hacer rehabilitación postparto de la musculatura del suelo pélvico supervisada, dirigida e individualizada según el tipo de parto sufrido, por fisioterapeutas especializados.
Las habituales prácticas deportivas de carrera y salto son un daño mantenido que por hiperpresión abdominal repetitiva genera debilitamiento progresivo. 
Ni mencionar algunos deportes como el power jump o los abdominales clásicos.
Los malos hábitos alimenticios que ocasionan sobrepeso y estreñimiento constituyen factores de riesgo añadido. 
El pujo reiterado y mantenido cada vez que vamos al baño por falta de hidratación, ejercicio, frutas y verduras en nuestra dieta daña y debilita este plano de sostén muscular.
Hábitos tóxicos como el tabaquismo y la consecuente tos crónica son un factor de riesgo directamente relacionado con debilitamiento de la musculatura del suelo de la pelvis.
A través del orificio vaginal con un suelo pélvico debilitado, el parto o la menopausia pueden desencadenar una herniación medicamente llamado prolapso de órganos pélvicos. 
Lo que ocurre es que asoma a través de la vagina un bulto que alarma y ocasiona molestias como infecciones urinarias de repetición, sensación de peso en genitales, dificultad urinaria… Se trata de la vejiga o el recto que se hernian a través del orificio vaginal.
El dolor lumbar muchas veces está directamente relacionado porque el suelo pélvico estabiliza la pelvis ósea y la columna lumbosacra, siendo muy importante la reeducación de hábitos posturales y tonificación muscular para evitar dolores pélvicos y de espalda.

Desde mi experiencia siempre recomiendo para una buena tonificación. progresiva, cómoda y eficaz el "MÉTODO EMIGI" que junto con los ejercicios de kegel, te sentirás mejor, previene en cualquier caso llegar a tener un prolapso, a la hora de dar a luz, te hace mas fácil la tarea, y y una vez recuperada del parto te devuelve su elasticidad normal.







https://www.facebook.com/noeliamelunamadridnorte

domingo, 1 de noviembre de 2015

¿ES PERJUDICIAL AGUANTAR LAS GANAS DE ORINAR?

Ganas de orinar
Gracias al estudio científico ganador del premio IG Nobel de Medicina en 2011, hoy sabemos a ciencia cierta que razonar, prestar atención, memorizar o tomar decisiones importantes no son buenas ideas cuando las ganas de orinar son “extremas”. 
De hecho, ese sufrimiento tan particular provoca tal merma en las funciones cognitivas que no es nada recomendable conducir o manejar maquinaria pesada con la vejiga repleta.
La cultura popular también afirma que, de rutina, retener la orina más allá de lo que pide el cuerpo tampoco es nada beneficioso para la salud y que incluso la vejiga (o los riñones) pueden llegar a explotar si alguien se pasa en su entusiasmo por aguantarse. 
Basta como prueba gráfica de esta creencia popular el capítulo de los Simpsons “Problemas renales”. 
En este capítulo, los riñones del abuelo revientan como consecuencia de un aguante urinario sobrehumano durante un largo viaje. 

¿Qué hay de verdad en la cultura popular sobre aguantarse las ganas de orinar? ¿Es realmente perjudicial?

La angustiosa y dolorosa sensación que aparece cuando la vejiga se encuentra llena de orina es, sin duda, un estímulo fisiológico contundente. 
Ese sufrimiento, que se hace eterno (especialmente cuando no hay un baño cerca) y que se incrementa por momentos, no es, definitivamente, una señal favorable para aguantarse las ganas. 
El origen de esta sensación se encuentra en varios tipos de receptores sensoriales (de presión, dolor, volumen y táctiles) localizados entre las paredes musculares de la vejiga. 
Cuando ésta se va llenando más allá de los 150-220 ml (aunque varía según la capacidad de la vejiga de cada uno) estos receptores empiezan a enviar esas inconfundibles señales de dolor y sensación de llenado al cerebro, dando una fuerte motivación para aligerar carga.

Pero, ¿qué ocurre si la persona no puede satisfacer este instinto primario? 

En principio, no podemos generalizar sobre los efectos. 
Las consecuencias dependerán, sobre todo, de la frecuencia y la magnitud con la que se mantiene la vejiga llena. 
Aguantarse las ganas de orinar de vez en cuando no va a tener consecuencias apreciables para la salud. 
El problema radica en que (por circunstancias laborales u otros factores) retrasar la micción sea algo más frecuente y cotidiano. 
En este último caso sí que se ha comprobado que aparecen riesgos apreciables. 
El principal: un pequeño incremento del riesgo de padecer infecciones urinarias de la vejiga (cistitis), sobre todo en mujeres.
La explicación a este hecho es sencilla: cada vez que orinamos, se produce una eliminación por arrastre de las bacterias presentes en la uretra. Se evita así la migración de estos microorganismos a áreas más profundas del tracto urinario como la vejiga que, de normal, son estériles. 
Sin embargo, si la persona micciona con poca frecuencia y mantiene la vejiga llena durante bastante tiempo, las posibilidades de que las bacterias proliferen y migren hacia territorios como la vejiga se incrementan. 
La razón por la que las mujeres son más proclives a este problema es una cuestión de tamaño… de la uretra. 
La longitud de la uretra femenina es notablemente inferior a la de la uretra masculina, por lo que las mujeres son mucho más proclives que los hombres a padecer infecciones urinarias. 
Sencillamente, las bacterias tienen que recorrer menor distancia hasta llegar a la vejiga.

Cálculo de estruvita

Si la persona que mantiene con frecuencia su vejiga llena sufre infecciones urinarias también se enfrenta a otro problema, todavía más grave: 
la formación de cálculos renales de estruvita (contienen fosfato, amonio y magnesio). 
Con cada infección urinaria, las probabilidades de que se formen estos cálculos de estruvita aumenta, ya que las infecciones producen un “caldo de cultivo” propicio para este tipo de pedruscos que pueden contemplar a su derecha y que duele sólo de verlo.

¿Es verdad que la vejiga o los riñones puedan explotar por aguantarse las ganas de orinar?

Así pues, como vemos, ni los datos, ni las sensaciones fisiológicas, animan a aguantarse las ganas de orinar. 
Aún así, desde la cultura popular se han extendido muchas exageraciones que no tienen apenas fundamento. 
El más llamativo: Si aguantas mucho tiempo sin orinar, te explotará la vejiga o los riñones.
Este hecho es falso y sólo podría producirse en circunstancias muy excepcionales ya que la vejiga es un músculo muy grueso y resistente. 
Tanto es así que los antiguos balones de fútbol solían hacerse con vejigas de cerdos cubiertas de cuero. 
Antes de la vejiga llegase a explotar o afectase a los riñones por estar demasiado llena de orina, la persona tendría escapes involuntarios debido a la presión de este líquido. 
La historia es bien diferente cuando existe algún elemento extraño o deformación en el tracto urinario que imposibilita la salida de la orina pudiendo afectar gravemente a los riñones, al causar una hidronefrosis pero, ni de lejos, llegan a explotar.
Por lo demás, por mucha voluntad que haya para retener la orina, si la vejiga está llena, la orina terminará saliendo como consecuencia de la presión y ni la vejiga ni los riñones explotarán. 
Ahora bien, como decía anteriormente, hay excepciones. 
Si alguien sufre un accidente de tráfico con la vejiga medianamente llena y sufre un impacto en la zona en donde está localizada, se puede producir su explosión (sería como golpear un globo lleno de agua) con fatídicas consecuencias, ya que se produce la liberación de orina en el interior del organismo. 
También puede ocurrir la explosión de la vejiga si su pared se encuentra notablemente debilitada por alguna razón (alguna operación quirúrgica, radioterapia, etc.).
Así pues, como hemos visto, aguantarse las ganas de orinar no es que sea precisamente beneficioso pero tampoco tan dañino como para llegar a causar explosiones internas en situaciones normales.

Para saber más:

Leer más: http://medtempus.com/archives/es-perjudicial-aguantar-las-ganas-de-orinar/#ixzz3pj2Ndwxp


LA ALTERNATIVA A ESOS WC MONSTRUOSOS
¡Revolución Whiz!
¡Whiz Freedom permite a las mujeres hacer pis en cualquier momento y en cualquier lugar!
No importa la posición! Con Whiz Freedom los baños públicos sucios ya no serán un problema.
¿Cansada de mantenerte en poses extrañas en baños públicos? ¿Harta de permanecer en posturas altamente indefensas cuando haces pis en la montaña?
Llega a MeLuna España el primer urinario portátil para mujeres antibacteriano, hidrófobo y cuidadoso con el medio ambiente.
 
¿Qué incluye el Set completo Whiz Freedom?
Un dispositivo urinario Whiz Freedom, un alargo acoplable, una bolsa de organza resistente al agua y un higienizante de manos con base alcohol (no necesitas agua para lavar tus manos). 
 
¿Qué hace especial a Whiz Freedom?

Es pequeño, cómodo y compacto.
No tendrás que desnudarte para orinar.
Reutilizable, plegable y maleable: podrás guardarlo en su bolsa doblado, enrollado o comprimido para que te siga a todas partes.
Lavable en lavadora o lavavajillas, a temperaturas no superiores a 60 grados.
Su empleo es discreto, cómodo, simple e higiénico.
Su uso está libre de reflujos, derrames o desbordamientos Su forma anatómicamente única, imitando a una azucena.
No está fabricado con látex, es antimicrobiano, antifúngico e hidrófobo. Material clínicamente aprobado.

Especificaciones técnicas:
Whiz Freedom es un producto fabricado en la Comunidad Europa (CE), con certificado médico aprobado por el NHS (Sistema Nacional de Salud) en Gran Bretaña para toda la Europa, y el FDA (Administración de Drogas y Alimentos) en los EE.UU. Su material (TPE) es de alta calidad, clínicamente aprobado, antibacteriano e hidrófobo.

sábado, 31 de octubre de 2015

SINCRONIZACIÓN MENSTRUAL ENTRE MUJERES

La controvertida sincronización menstrual entre mujeres

Sincronización feromonas Durante muchas décadas, tanto en la vida diaria como entre estudios científicos, se ha intuido y planteado la existencia de cierta sincronización menstrual entre mujeres de estrecha convivencia.

¿Realmente existe o es un mito sustentado en un respaldo científico débil y controvertido?

La ciencia inicial a favor
El primer planteamiento de la existencia de la sincronización menstrual en el ámbito científico ocurrió hace apenas 40 años. 
Fue una psicóloga llamada Martha McClintock quién lo estudió científicamente y aportó sus resultados iniciales en Nature en 1971. 
Por esa razón, a la sincronización menstrual también se le conoce como el Efecto McClintock. 
Aunque también se le ha dado otros nombres, como la “Regulación Social de la Ovulación”.
Esta sincronización de los periodos menstruales se cree que podría ocurrir en lugares donde las mujeres conviven durante largos periodos de tiempo, ya sea entre hermanas, madre e hija en el hogar familiar o en conventos, burdeles, residencias de estudiantes e incluso en algunos puestos de trabajo. 
Este fenómeno también se había observado debilmente en algunos animales de experimentación como ratones y conejillos de indias.
McClintock se dio cuenta por primera vez de este hecho al observar a siete socorristas (obviamente, todas ellas mujeres) que comenzaron el verano con periodos totalmente diferentes y que, al cabo de tres meses, menstruaban prácticamente en los mismos días.
Pero esta observación no era suficiente y McClintock decidió estudiar el fenómeno con mayor rigor. 
Realizó una investigación en una residencia universitaria con 135 mujeres (aquí el artículo). 
El resultado que obtuvo pareció confirmar lo que anteriormente había sospechado con las socorristas. 
Los ciclos comenzaban a sincronizarse durante los cuatro primeros meses y, al cabo de siete meses, la sincronización ya era completa. 
Aún así, no crean que las 135 mujeres se sincronizaban al unísono, no. Sólo ocurría entre compañeras de habitación y amigas íntimas.
sincronización feromonas
En aquella época, McClintock no supo darle una explicación coherente al fenómeno que estudiaba. 
No fue hasta 27 años más tarde cuando planteó una posible causa. Las moléculas que parecían provocar los cambios menstruales terminando en la sincronización de los ciclos podrían ser las feromonas, unas sustancias químicas con acciones similares a las hormonas que tienen efectos sobre los individuos de alrededor. 
Seguramente, la razón del retraso en la explicación del fenómeno se deba a que McClintock era psicóloga y no bióloga. 
Por aquel entonces, el concepto de feromona era algo muy restringido (no es como ahora, que todo el mundo lo conoce) y los que lo conocían eran básicamente biólogos, principalmente porque los efectos de las feromonas se observan mucho más fácilmente en insectos y otros animales que viven en comunidad.
El gran problema es que, hoy por hoy, no existen evidencias sólidas de la existencia de las feromonas humanas y tampoco han podido llegar a identificarse de qué moléculas se trata ni tampoco qué órgano las detecta en el cuerpo humano. 
Son, en definitiva, más esquivas que los gamusinos. 
Y sí, eso significa que cualquier anuncio sobre perfume con feromonas humanas es completamente falso, no se puede vender feromonas humanas si ni siquiera la ciencia sabe qué son. 
De hecho, el mayor respaldo que podrían tener sería la existencia de la sincronización menstrual. 
Por ejemplo, algunos experimentos controlados han podido demostrar que el tiempo de ovulación puede manipularse tras la exposición al sudor (con las supuestas e intrigantes feromonas) de mujeres en distintas fases del ciclo.
La forma en la que las feromonas podrían actuar sobre la sincronización menstrual es la siguiente. 
Las mujeres, a través de las glándulas apocrinas de las axilas (las del sudor, vamos) secretan unas sustancias químicas desconocidas llamadas feromonas. Éstas podrían producir dos efectos al influir sobre la hormona leutinizante, retrasando o adelantando su concentración máxima (el llamado “pico” de LH). La LH es una hormona muy importante en el ciclo menstrual, ya que es gracias a ésta, principalmente, por lo que se da la ovulación.
sincronización feromonas

1- Las feromonas producidas antes de la ovulación (al final de la fase folicular, días 10-13 de la tabla de arriba ) en las mujeres, acortan el ciclo ovárico de las demás. (Gracias a la aceleración del pico (concentración máxima) preovulatorio de la hormona leutinizante (LH)).

2- Las feromonas producidas justo en la ovulación (días 14-15 de la tabla), tienen el efecto contrario, alargan el ciclo menstrual de las demás mujeres. 

(Gracias al retraso en el pico preovulatorio de la hormona leutinizante)
Algunos estudios han evidenciado, hasta cierto punto, este fenómeno hormonal. 

Por ejemplo en un Centro de Investigación en California identificaron a algunas mujeres que se pensaba que marcaban la tendencia menstrual. 
Es decir, hacían que otras mujeres se sincronizaran a sus ciclos. 
Los científicos, para demostrarlo, colocaron algodones debajo de las axilas de las mujeres “alfa” durante un día. 
Después de eso, colocaban dichos algodones sobre el labio superior de cinco mujeres, tres veces a la semana. 
En cinco meses, cuatro de estas cinco mujeres terminaron por menstruar al mismo tiempo que las mujeres alfa.
La ciencia más reciente en contra
Ante los estudios mencionados anteriormente, muchos investigadores han tratado de replicar los resultados y así conocer con mayor profundidad el fenómeno. 
Incluso algunos científicos analizaron con gran detalle los estudios de McClintock para averiguar la fiabilidad de sus resultados. 
No tardaron en aparecer evidencias que alejaban cada vez más a la sincronización menstrual de la realidad hasta acercarla más al dudoso mito.
Tras conocer los resultados de McClintock, muchos investigadores trataron de reproducir sus resultados en personas, ratas, hamsters y chimpancés. 
El resultado global de ellos es francamente controvertido. Alrededor de la mitad de los estudios rechazan la hipótesis de la sincronización menstrual mientras que la otra mitad muestra resultados a favor. 
El problema es que muchos de estos últimos fueron criticados por tener un pobre diseño experimental o análisis estadístico.
Los estudios de McClintock tampoco se libraron de este hecho. 
El antropólogo H. Clyde Wilson analizó rigurosamente el primer experimento de la psicóloga junto con otros estudios de diseño similar. 
Averiguó que la diferencia entre los comienzos del periodo menstrual estaban inflados al comienzo de sus estudios. 
Corrigiendo este factor y otros errores metodológicos se eliminaba cualquier diferencia significativa a favor de la existencia de la sincronización menstrual.
Por si todo esto no aportaba dudas más que razonables sobre la sincronización menstrual, en 2006 se publicó un estudio en la revista Human Nature que era el más duradero realizado hasta la fecha investigando este fenómeno.  
Se siguió durante un año a 186 estudiantes chinas viviendo en dormitorios. ¿Los resultados? No se observó ninguna evidencia de sincronización menstrual, sólo coincidencias al azar que podrían percibirse como sincronía si se viera en un estudio a corto plazo.

¿Existe o no existe la sincronización menstrual?

La evidencia científica de este fenómeno es muy controvertido y no hay una respuesta clara. 
Aunque es cierto que los estudios más rigurosos y amplios no muestran resultados a favor, sí que existen una serie de estudios que demuestran una modificación del ciclo hormonal tras la inhalación del sudor de otras mujeres.

¿Podría ser que la sincronización menstrual no fuera algo generalizado sino que sólo se diera una modificación del ciclo en determinadas mujeres y en determinadas situaciones? 
Esto podría explicar por qué los resultados en los estudios son tan contradictorios. 
Es una posibilidad, la otra es que, simplemente, la sincronización menstrual no exista y los resultados positivos encontrados en determinados estudios se deban a fallos metodológicos.


viernes, 30 de octubre de 2015

CON MELUNA NO PASA

Nueva MeLuna Shorty: ¡Porque hay una copa menstrual MeLuna para cada mujer!

En el proceso de desarrollo de la copa menstrual MeLuna, y gracias a la ayuda de muchas mujeres, MeLuna ha incluido una versión de copa menstrual nueva y diferente: MeLuna Shorty.

La copa menstrual MeLuna Shorty es un centímetro más corta que la versión estándar de MeLuna y está concebida para mujeres con una cavidad vaginal muy corta, para aquellas usuarias que puedan tener el orificio del útero muy cerca de la entrada de la vagina o con un descenso del útero.

También es apta para mujeres de estatura baja y complexión muy delgada, para mujeres que nunca han tenido relaciones sexuales y también para mujeres con un IMC superior a 28 puntos y/o un suelo pélvico débil. 
El nuevo modelo MeLuna Shorty combina a la perfección las ventajas de una copa menstrual más corta y la mejor capacidad para retener flujo menstrual posible.

¿Por qué MeLuna Shorty es tan versátil y especial?
Gracias a la acotación de un centímetro y la conservación del diámetro en comparación con la versión estándar, MeLuna Shorty adopta una forma cónica que resulta más cómoda para mujeres de baja estatura, descenso de útero o cavidad vaginal corta.

Su forma cónica y robustez, al acortar y conservar diámetro Shorty se vuelve más compacta, facilita mejor la apertura dentro de la vagina, con lo que se ha comprobado que funciona a la perfección en suelos pélvicos debilitados o también en personas con cierto grado de sobrepeso u obesidad.

¿Para quién es la copa menstrual MeLuna Shorty S?
Shorty talla S es la copa menstrual más pequeña del mercado. Si el test MeLuna te sugiere una talla S, y estás dentro de los siguientes grupos, eres usuaria de Shorty S:

Chicas jóvenes que empiezan a menstruar, entre los 12 y los 14 años.

Mujeres de complexión pequeña y baja estatura.

Mujeres que nunca han tenido relaciones sexuales y que no han tenido partos vaginales con poco flujo menstrual y el suelo pélvico bien desarrollado.

Mujeres con descenso de útero o que tienen por naturaleza su cavidad vaginal corta.

Mujeres con una musculatura pélvica bien desarrollada.

Una combinación de alguno de los anteriores puntos.

¿Para quién es la copa menstrual MeLuna Shorty M?
Shorty M es una copa relativamente pequeña con tan sólo 38 milímetros de longitud, y con un volumen de 18 milímetros, el doble que un tampón desechable de absorción regular. Si el test MeLuna te sugiere una talla M, y estás dentro de los siguientes grupos, eres usuaria de Shorty M:

Mujeres con ligero sobrepeso y suelo pélvico normal o poco entrenado.

Mujeres con un IMC superior a 28 puntos y suelo pélvico normal o poco entrenado.

Mujeres con un descenso leve del útero o cavidad vaginal corta.

Una combinación de alguno de los anteriores puntos.

¿Para quién es la copa menstrual MeLuna Shorty L?

La copa menstrual MeLuna Shorty es apta para mujeres entre 35 y 45 años que han tenido varios embarazos, con una musculatura pélvica un poco débil conjuntamente con un prolapso uterino que recorta la longitud de la vagina.

Shorty L, con el mismo diámetro que su versión estándar pero con menor longitud, se sostiene mejor en una musculatura pélvica débil, aguanta firme y perfecta y puede desplegarse en la vagina sin problemas y sin producir pérdidas.

En los casos de sobrepeso o cierto grado de obesidad, MeLuna Shorty talla L actúa de la misma forma, gracias a su forma cónica y robusta, soporta mejor una presión externa. Eres usuaria de Shorty L si el test MeLuna te sugiere una talla L y estás dentro de alguno de estos grupos:

Mujeres con ligero sobrepeso o y un suelo pélvico un poco debil.

Mujeres de mediana edad, con partos vaginales y tendencia a obesidad.

Mujeres con un prolapso uterino que recorta la longitud de la vagina.

Mujeres con cavidad vaginal corta.

Una combinación de alguno de los anteriores puntos.

¿Para quién es la copa menstrual MeLuna Shorty XL?
Shorty XL es para mujeres con un IMC superior a 28 puntos y con una musculatura pélvica débil conjuntamente con un prolapso uterino que recorta la longitud de la vagina. La copa menstrual MeLuna Shorty XL, con el mismo diámetro que su versión estándar pero con menor longitud, se sostiene mejor en una musculatura pélvica débil, aguanta firme y perfecta y puede desplegarse en la vagina sin problemas y sin producir pérdidas.

En los casos de sobrepeso o cierto grado de obesidad, MeLuna Shorty talla XL actúa de la misma forma, gracias a su forma cónica y robusta, soportando mejor una presión externa. Si el test MeLuna te sugiere una L o una XL y estás dentro de alguno de estos grupo, eres candidata a Shorty XL:

Mujeres con sobrepeso o y un suelo pélvico debil.

Mujeres de mediana edad, con partos vaginales y tendencia a obesidad.

Mujeres cuyos músculos del suelo pélvico estén bastante debilitados y/o con un prolapso uterino que recorta la longitud de la vagina.

Mujeres con cavidad vaginal corta.

Una combinación de alguno de los anteriores puntos.


La nueva línea de copas MeLuna Shorty ya está disponible en 4 tallas (S, M, L y XL). 
Pese a su pequeño tamaño, la copa MeLuna Shorty, salvo el modelo Shorty S, supera la capacidad de la mayoría de tampones del mercado.

Nota: el uso de copas menstruales y tampones por primera vez pueden dañar el himen, si su conservación es importante para ti debes tener en cuenta este hecho.

¡Ya es un hecho! ¡La copa menstrual ya es el método favorito de muchas mujeres! ¡Y cada vez son más las que se muestran interesadas! 
¿Eres una de las afortunadas que la ha probado?

En la actualidad son muchos los productos de higiene íntima que podemos encontrar en el mercado, pero sólo uno de ellos es el más efectivo y saludable con las mujeres y el medio ambiente. Además su calidad/precio van cogidos de la mano. 
¿De qué estamos hablando? Por supuesto, de la copa menstrual MeLuna.

La copa menstrual es uno de los métodos de higiene femenina más cómodos y económicos del mercado actual, es un hecho respaldado por la experiencia de miles de mujeres que ya usan la copa MeLuna con éxito. 
Pero, ¿y el lado ecológico? ¿Es la copa menstrual más ecológica que otros métodos? ¡Sí! ¡Sin duda! ¿Te interesa? ¡Sigue leyendo!

Cuando se tienen en cuenta la contaminación y el volumen de desechos inherentes al uso de los tampones y compresas higiénicas desechables, sustituir la higiene femenina personal por la copa menstrual tiene un sentido ecológico y da como resultado un efecto positivo sobre los residuos en el ecosistema todos los meses.

El futuro es evitar residuos y reutilizar más a menudo.
Además tenemos que despedirnos de la conducta de “usar y tirar” teniendo en cuenta que los recursos son limitados: la copa es un buen ejemplo que podemos cambiar.

¿Cómo evita MeLuna los residuos materiales?
Una mujer puede llegar a usar 10.000 compresas y tampones durante toda su vida. Cada año se desechan en el mundo, en torno a 45.000 millones de compresas y tampones porque son residuos que no se pueden compostar y, por ese motivo, su residuo es causa de un impacto importante al ecosistema de nuestro planeta. Según datos de la Agencia de Residuos Catalana:

El uso de una copa menstrual puede comportar un ahorro anual por mujer de 5,6 a 6,4 kilogramos de residuos no recuperables.

Eso equivale a un 1% de la producción de residuos municipales por habitante y año.
¡Más datos!
Un estudio científico de la British Columbia de Canadá comparaba la copa menstrual con tampones y compresas, siendo criterios de evaluación la satisfacción general, la comodidad, la posible infección vaginal, el coste y residuos del sistema. 
Estas fueron algunas de las conclusiones:

El 91% de las mujeres han decidido utilizar la copa después de la investigación.

El 91% la van a recomendar a sus amigas.

Comprobado: las copas menstruales son una muy buena y satisfactoria alternativa a los tampones.
Las copas tienen el potencial de ser una solución sostenible a la gestión menstrual, con un ahorro de coste significativo y un menor impacto medioambiental en comparación con los tampones.

La copa menstrual es el método de higiene femenina más cómodo, saludable y económico del mercado. ¡Y no acaban aquí las ventajas! En el bloque anterior descubrimos cómo la copa menstrual MeLuna evita los residuos materiales, contribuyendo así a un menor impacto medio-ambiental, hoy descubriremos que además evita los residuos químicos, convirtiéndose así en una de las opciones más ecológicas del mercado actual.

La mayoría de tampones y compresas contienen sulfactantes, adhesivos y aditivos. 
Además, la mayoría de las compresas higiénicas contienen plástico de polietileno, cuya producción es contaminante. 
Asimismo, la dioxina, un conocido carcinógeno, es un producto derivado del proceso de blanqueado de los tampones que contienen rayón. 
En los vertederos, muchas de estas sustancias pueden filtrarse al medio ambiente (aguas subterráneas, corrientes y lagos) provocando una grave contaminación y consecuencias sanitarias. 
Los aplicadores de los tampones son de plástico, no biodegradable.

¡La copa menstrual es la solución! 
Para su fabricación no se utilizan materiales que contribuyan a la tala de árboles y a la deforestación, y en su proceso de producción no se utilizan blanqueantes como el cloro, que generan dioxinas que contaminan el agua, el aire, la tierra y que se almacenan con facilidad en nuestras células adiposas.

En MeLuna evitamos los residuos químicos y apostamos por la reutilización y el reciclaje: MeLuna está fabricada en Alemania con TPE medicinal, un elastómero termoplástico medicinal. 
Los TPE´s tienen el potencial de ser reciclables puesto que pueden ser moldeados, extruídos y ser reutilizados como plásticos, pero tienen características elásticas típicas de los cauchos que no son reciclables debido a sus características termoendurecibles.

Una copa menstrual puede durar hasta 10 años y es un ahorro considerable en comparación con tampones y compresas. 
¡Tampones y compresas no promueven un buen estado del medio ambiente! ¡Cambiemos el chip! ¡Pensemos en verde! ¡MeLunicémonos!

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica