jueves, 12 de marzo de 2015

TIPOS E INFORMACIÓN SOBRE PROLAPSO GENITAL FEMENINO, PROLAPSO DE LA PARED VAGINAL, EJERCITADORES CON EJERCICIOS DE KEGEL

¿Qué es el prolapso genital?
El prolapso genital femenino es el descenso de los órganos situados en la pelvis de la mujer, como consecuencia del fallo de las estructuras que sostienen estos órganos. El órgano que más frecuentemente se ve afectado suele ser la vejiga junto al útero, que en ocasiones incluso puede salir a través de la vagina.
El prolapso genital se refiere a la protrusión de ciertos órganos pélvicos a través de la vagina. En realidad los órganos "no se salen" por la vagina, sino que la debilidad en la pared vaginal (y los tejidos de soporte pélvico) permiten que dichos órganos desciendan a través del punto débil de la vagina y se insinúen al exterior recubierta por ella. El único caso en el que parte del órgano prolapsado sale a través de los genitales es el prolapso uterino o histerocele en el cual el cuello del útero sale por el canal vaginal y puede ser visto en el exterior
¿Por qué se produce un prolapso?
El prolapso de produce por pérdida de la calidad de los tejidos vaginales y de soporte pélvico como consecuencia de los partos vaginales, la menopausia,  el envejecimiento, el estreñimiento crónico y  el uso crónico de esteroides, entre otras menos frecuentes
¿Cuáles son las causas más frecuentes?
El principal factor favorecedor del prolapso es el embarazo y el parto, especialmente en mujeres que han parido bebés con pesos importantes, por encima de los 4 kilos. Una cierta predisposición de los tejidos también es necesaria para que se produzca, así vemos que a más edad y, en especial, durante la menopausia, es cuando con más frecuencia aparece el prolapso. Otros factores que agravan la situación son la obesidad y cuando hay aumentos frecuentes de la presión abdominal, por ejemplo en casos de estreñimiento o deportistas de élite.
¿Cómo puedo saber que sufro prolapso genital?
En las primeras fases, el prolapso suele ser asintomático y no tiene porque relacionarse con el grado anatómico de descenso de los órganos. Cuando la clínica aparece suele ser en forma de sensación de bulto o peso genital, y se puede acompañar de otros síntomas tales como problemas urinarios (incontinencia, infecciones de repetición, etc.), disfunción en la esfera sexual, y en determinadas ocasiones dolor crónico, dependiendo de la gravedad del problema. Un buen diagnóstico estará basado en una simple entrevista y exploración por un profesional sanitario. Sólo se van ha requerir otros estudios complementarios en caso de una eventual cirugía
¿Cuales son los tipos de prolapso genital?
Prolapso de vejiga urinaria: o prolapso anterior se refiere a la protrusión de la vejiga y de la pared vaginal hacia el exterior a través de la cara anterior de la vagina. El caso documentado a la derecha pone de manifiesto un prolapso grado 3 de vejiga
Prolapso rectal: o prolapso posterior se refiere a la protrusión de la vejiga y de la pared vaginal hacia el exterior a través de la cara posterior de la vagina
Prolapso uterino: descenso o prolapso del útero se manifiesta por el descenso del útero a través del canal vaginal exponiendo el cuello del útero hacia el exterior. Cuando el prolapso es severo el útero viene acompañado de un prolapso vesical y rectal
Prolapso intestinal: o Enterocele, es un prolapso muy particular donde los intestinos se insinúan a través del espacio comprendido entre el útero y el recto. No es muy frecuente
¿Es grave?
El prolapso no es una enfermedad grave por sí sola, y por este motivo el tratamiento quirúrgico se reservará para casos en los que el tratamiento conservador haya fracasado, y sólo cuando este problema afecte en la calidad de vida de la mujer. Aproximadamente 1 de cada 10 mujeres será intervenida a lo largo de su vida debido a ésta dolencia.
¿Qué puedo hacer yo para evitarlo?
Por este motivo, en las primeras fases del prolapso puede resultar especialmente interesante el cambiar ciertos hábitos de vida que contribuyan a agravar el prolapso, así como la realización de ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico. Existen diferentes utensilios que pueden ayudar a fortalecer los músculos de la vagina, como por ejemplo son los Ejercitadores de Kegel. Si bien es cierto, que a pesar de no curar el prolapso, es decir, que el útero no va a “subir” a su posición original, se ha visto que sí pueden frenar el descenso del órgano, y especialmente reducir la sintomatología, que al fin y al cabo es lo que realmente importante tanto a médico como a paciente.
¿Que síntomas generan los prolapsos?
El síntoma más frecuente se refiere a la sensación de masa o peso genital que, sin llegar a ser un dolor importante, puede ser bastante incómodo para la paciente. Frecuentemente se describe como algo que sale "por abajo", una pelota, dolor de espalda... Ocasionalmente y en casos avanzados, la paciente refiere la necesidad de apretar la pelota hacia arriba o hacia abajo (con los dedos en la vagina) para evacuar la vejiga o recto completamente, respectivamente, ya que el prolapso impide el vaciamiento total de estos órganos de almacenamiento.  Otro síntoma reportado es el sangrado genital que se produce como consecuencia del roce de la pared vaginal con la ropa interior de la paciente
¿Se acompañan con pérdida involuntaria de orina, con incontinencia?
La mayor parte de los prolapsos no se asocian a incontinencia urinaria, incluyendo a los prolapsos vesicales. Ocasionalmente pueden presentarse las dos condiciones, pero es menos frecuente de lo que se esperaría
¿Como se mide el grado de severidad de los prolapsos?
Los prolapsos se clasifican en base a la cercanía o nivel de protrusión de la pared vaginal o del útero a través del canal vaginal:
Grado 1: pequeña debilidad de la pared o escaso descenso uterino demostrable mediante pruebas clínicas durante el examen físico. La paciente no siente nada y su presencia sólo la establece el médico
Grado 2: la protrusión o el descenso uterino pueden notarse mediante maniobras de "pujo". El defecto se insinúa hasta la entrada de la vulva
Grado 3: la protrusión va más allá de los límites de la vulva, haciéndose evidente a simple vista después de pujar un poco
Grado 4 o Procidencia: éste nivel se utiliza para describir el descenso total del útero a través del canal vaginal, acompañado por un cistocele y rectocele grado 3.  Es la eversión total de la vagina como un guante volteado de adentro hacia afuera
¿El prolapso puede conducir al cáncer?
Absolutamente ¡no! Salvo haya habido una lesión previa
¿Cual es el tratamiento?
Los prolapsos pequeños o de bajo grado no requieren cirugía, al menos de manera inmediata, y pueden ser manejados mediante la tonificación de los tejidos del piso pélvico, ejercicios, control del estreñimiento y de la tos crónica (suspender el uso del cigarrillo), uso de hormonas en la postmenopausia, etc. En casos avanzados se indica la cirugía correctiva por vía vaginal que puede ir desde la sencilla cura de los tejidos prolapsados hasta una histerectomía acompañada de reparación de prolapsos anterior y posterior y cura de incontinencia urinaria
En algunos países se utilizan PESARIOS, objetos que se insertan en la vagina para mantener los órganos pélvicos en su posición en casos en los que la cirugía no es una opción
Se recomienda: Eliminar el tabaquismo; el cigarrillo no solo genera tos crónica con aumento de la presión intraabdominal sino que altera los niveles hormonales así que acelera la aparición de prolapsos por la tos y por la atrofia de los tejidos de sostén pélvico y de las paredes vaginales y vesicales
Controlar el estreñimiento crónico. Tomar abundantes líquidos y tener una dieta alta en fibras; cosa por demás beneficiosa, ya que limita la aparición de hernias, prolapsos, divertículos y cáncer de colon
Orinar con frecuencia evitando la distensión vesical prolongada, que si bien no se ha demostrado sea un factor de aparición de prolapsos al menos le evitará complicaciones urinarias para nada despreciables
Aparición de prolapsos
Si has parido por vía vaginal y/o tienes la susceptibilidad genética para desarrollar prolapsos es muy poco lo que puede hacer para evitar su aparición; sin embargo, la mayor parte de ellos no son quirúrgicos y no representan mayor problema.
Si los tejidos son muy malos, has parido en múltiples ocasiones, tomas medicamentos esteroideos (como la cortisona), eres tosedora crónica, estás en período menopáusico sin hormonas y tienes historia familiar de prolapso no sólo tienes riesgo elevado de sufrir algún tipo de prolapso genital sino también de sufrir recidivas postoperatorias, esto es, que se desarrollen prolapsos años después de la primera intervención por debilidad progresiva de los tejidos de sostén
Tiempos
En caso de llegar a necesitar una corrección quirúrgica de prolapso genital la intervención es corta e incluso puede ser ambulatoria de modo que Ud. se va a su casa el mismo día de la operación. Las molestias son mínimas y el postoperatorio transcurre sin mayores limitaciones. La actividad total se puede llegar a obtener en 2 a 4 semanas dependiendo del tipo y extensión de la intervención
Un prolapso genital no es motivo de angustia, lo peor que podría pasar es que seas operada, una intervención sencilla y con buenos resultados (recuerda: la menor proporción de los casos es quirúrgica. Ni por un momento consideres no tener bebés por miedo a sufrir de prolapso genital en el futuro
El entrenamiento del suelo pélvico
Ventajas del uso del Set Emigi:
Un ejercicio continuado y gradual previene y hasta puede revertir los problemas del suelo pélvico como son los problemas de incontinencia urinaria postnatal, prolapsos (vejiga, útero y recto) disfunciones intestinales, disfunciones sexuales como dispaneuría (dolor vaginal durante el coito) y vaginismo (contracción del músculo de la vagina en el acto sexual). Las bolas de este programa ayudan contribuyen a un aumento de la circulación de sangre: las bolitas metálicas de su interior golpean las paredes de la vagina con su movimiento y mejoran así la circulación sanguínea de la zona, estimulando al mismo tiempo el nivel de lubricación. Este ejercicio del músculo pélvico en general, mejora la tonicidad de la vagina incrementando la sensibilidad de la zona íntima y previene y hasta revierte los problemas del suelo pélvico.
Entrenamiento con los principios de “BioFeedBack”: El fenómeno de “BioFeedBack” está basado en la tendencia que tienen las bolas a salir de la vagina, debido a su propio peso y siguiendo las leyes de la gravedad.Los músculos del suelo pélvico reaccionan de manera espontánea e independiente y, de manera repetitiva, se contraen para mantener el peso en su lugar. Estas contracciones producen el entrenamiento del suelo pélvico Dicho entrenamiento, con el principio del “Biofeedback”, también provoca que la mujer aprenda a ser más consciente y controle activamente el suelo pélvico. De esta manera puede llegar incluso a sentir “agujetas” después de un uso intenso.


¿Cuánto tiempo debo usar el método Emigi?
Su uso es progresivo, debes comenzar caminando con ellas durante 10-15 minutos las dos primeras semanas y luego pasar a 30 minutos.Si con su uso notas molestias al día siguiente (agujetas), reposa un par de días sin utilizarlo y luego vuelve al tiempo anterior durante otra semana.
Frecuencia de uso
Puedes usar el método Emigi durante 3 ó 4 meses y después descansar durante un tiempo. Durante el período de descanso puedes practicar otros ejercicios de la musculatura pélvica.
Ejercicios de Kegel
Los ejercicios de Kegel o ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo, son unos ejercicios destinados a fortalecer los músculos pélvicos. También están recomendados para evitar alteraciones comunes como la incontinencia urinaria o también para facilitar el parto. En el campo sexual son los ejercicios que hay que practicar para obtener buenos resultados a la hora de conseguir mayor placer sexual.
Reciben este nombre por el Doctor Arnold Kegel, quien desarrolló estos ejercicios para sus pacientes en la década de 1940 como método para control de la incontinencia urinaria. Su artículo fue publicado en 1948.
Los ejercicios de Kegel se idearon para controlar la incontinencia urinaria de la mujer tras el parto. El propósito de los ejercicios es fortalecer los músculos de la zona pélvica y mejorar la función del esfínter uretral o rectal. El éxito de los ejercicios de Kegel depende de la práctica apropiada de la técnica y un disciplinario cumplimiento del programa de ejercicios. Hoy día se recomiendan a la mujer que sufre incontinencia urinaria por estrés, al hombre que padece incontinencia urinaria después de cirugía de próstata y personas que sufren de incontinencia fecal. Algunas personas no localizan con facilidad los músculos pélvicos y deben practicar con frecuencia para aprender a contraer los músculos adecuados. Uno de los métodos consiste en sentarse en el sanitario y al orinar intentar retener el flujo de orina, contrayendo los músculos del piso pélvico. Practicando varias veces la persona puede llegar a conocer el grupo correcto de músculos que hace la contracción. No deben contraerse los músculos del abdomen, caderas o nalgas mientras hace este ejercicio. Sin embargo, esta práctica solo debe utilizarse para localizar los músculos y no como ejercicios, ya que altera el reflejo normal de la micción y podría inducir a una alteración de este mecanismo o a dejar residuo de orina en la vejiga a finalizar la micción. Otro método para identificar los músculos consiste en introducir un dedo en el recto. Es posible fortalecer los músculos del piso pélvico usando un cono vaginal (dispositivo con peso que se inserta en la vagina). Una vez dentro deben tratar de mantener el dispositivo contrayendo los músculos. Si se aprende a realizar los ejercicios antes de dilatar la vagina, se puede observar que la dilatación resulta más fácil. Esto ocurre porque se sabe cuándo están los músculos pélvicos tensos y cuando relajados. Antes de insertar un dedo o cualquier objeto en la vagina, se debe tensar-relajar los músculos. Es más fácil mover el dedo con los músculos relajados. Una vez que se pueda introducir la punta del dedo en la vagina ya se puede practicar a apretarlo con los músculos. Un porcentaje importante (más del 40%) [Cita requerida] de los pacientes no logra localizar correctamente los músculos del piso pélvico y en lugar de contraer muchas veces pujan, lo que puede incluso agravar un problema de incontinencia o prolapso. Es posible usar biorretroalimentación (un método de reforzamiento positivo) y estimulación eléctrica para identificar el grupo de músculos a trabajar. Se sitúan electrodos en el abdomen y a lo largo de la zona anal. Algunos expertos ponen un sensor en el ano (para los hombres) o en la vagina para monitorizar la contracción de los músculos [cita requerida]. En el monitor se puede observar por un gráfico cuáles son los músculos que se contraen y los que están en reposo. El especialista puede ayudar a identificar los músculos para la ejecución correcta de los ejercicios de Kegel. La estimulación eléctrica se realiza usando corriente eléctrica de bajo voltaje que estimula el grupo correcto de músculos. La corriente se aplica utilizando una sonda anal o vaginal. Esta terapia puede hacerse en el centro especializado o en la propia casa. Son sesiones de 20 minutos de duración y se realizan cada 1 ó 4 días. Según los estudios realizados, han resultado prometedores para el tratamiento de incontinencia.
Las técnicas conductuales o control de hábitos de ingesta líquida y micción, orientación en deporte apropiados para no agravar los problemas también son parte importante del tratamiento. Este conjunto de tánicas se conocen como reeducación pelvi perineal o del piso pélvico y deben ser aplicados por un kinesiólogo o fisioterapeuta especializado.
Pasos para la ejecución correcta de los ejercicios del suelo pélvico
Los ejercicios pueden realizarse en cualquier momento y lugar. Mucha gente prefiere hacerlos acostado o sentado en una silla [cita requerida]. Tras un plazo de 4 a 6 semanas se debe advertir una mejoría, pero en algún caso pueden transcurrir hasta 3 meses para notar cambios. Cuanto más se practique más eficaz son los ejercicios en los músculos. Durante la ejecución de los ejercicios no deben sentir molestias ni en el abdomen ni en la espalda: si esto sucede es que se están realizando de forma incorrecta. Hay quien contiene la respiración o aprieta el tórax mientras contrae los músculos del piso pélvico; esto no es recomendable, lo correcto es que se relaje y se concentre en los músculos del piso pélvico.
Principiantes
Vaciar la vejiga.
Contraer los músculos de la vagina durante tres segundos y relajar. Repetir 10 veces.
Contraer y relajar lo más rápido que se pueda. Repetir 25 veces.
Imaginar que se sujeta algo con la vagina, mantener esta posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.
Imaginar que se lanza un objeto con la vagina, mantener la posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.
Imaginar que se acaricia un objeto con la vagina como una madre a un niño, mantener la posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.
Estos ejercicios hay que realizarlos tres veces al día.
Si no eres capaz de sujetar el ejercitador dentro de la vagina, debes empezar realizando los ejercicios tumbada.
Iniciadas
Tumbarse en el suelo con las rodillas dobladas y las plantas de los pies cara a cara.
Mantener los músculos del estómago y de la vagina en posición relajada.
Imaginar las paredes interiores de la vagina e intentar acercarlas contrayendo los músculos (no se deben flexionar los músculos del estómago ni presionar los glúteos. Seguir dos veces más.
Contraer lentamente contando hasta diez.
Mantener los músculos contraídos con la vagina cerrada contando hasta veinte.
Relajar contando hasta diez y volver a empezar.
El ejercicio debe hacerse durante veinte minutos.
Para saber si están realizándose bien los ejercicios, después de unos cuantos días haciéndolos, se coloca un dedo o dos entre los músculos de la vagina y al contraer se debe notar que la vagina comienza a estrecharse.
Ejercicios de Kegel para una satisfactoria relación sexual
Debido a que los músculos vaginales de la mujer no están directamente controlados, hay cierta dificultad para controlarlos y desarrollarlos. La mejor manera para prepararlos para mantener una relación sexual es usándolos. Para ello debe insertarse algo en la vagina para que lo agarre. La primera forma de relajarlos es relajando totalmente el cuerpo. Luego se puede insertar un dedo en la vagina, se debe notar que atraviesa sus músculos y se tocan las paredes vaginales que no son lisas, se componen de muchos pliegues pequeños o arrugas, porque deben poder ajustarse al pasaje de la cabeza de un bebé. Explorar y conocer la propia vagina es conveniente y favorable para la salud sexual de la mujer. La vagina de una mujer sin experiencia sexual es tensa porque aún no ha aprendido a relajar los músculos, no porque sean fuertes. Si estos músculos no se fortalecen al ser estirados, puede que no desarrolle nunca la capacidad de apretar cosas insertadas. El no fortalecerlos hace que disminuya el roce entre las paredes vaginales y todo lo que se inserte entre ellas, con lo que una penetración vaginal puede no ser tan satisfactoria como podría llegar a ser para los dos miembros de la pareja.
Relajar los músculos vaginales puede ser útil para una mujer cuando una pareja inserte su(s) dedo(s) o su pene o cuando un especialista necesite inspeccionar con sus dedos o una herramienta durante un examen ginecológico. Mantener estos músculos pélvicos fuertes puede aumentar la intensidad del orgasmo. Los ejercicios de Kegel también pueden ser beneficiosos para el varón, porque son capaces de dotarle de una mayor capacidad para elegir el momento de eyacular, [cita requerida] y su práctica continuada puede ayudar a prevenir e incluso a tratar la eyaculación precoz.2
Motivos por los que se pueden atrofiar los músculos vaginales
Embarazo y posterior parto
Por la edad
Por sobrepeso
Infección urinaria crónica
Prácticas que favorecen a los músculos vaginales
Práctica de yoga
Pilates
Taichí y chikung

NOTA:
Siempre debes ir a tu medico, esta información es como una guía por si es alguno de tus síntomas y no lo conocías. Nunca se debe tomar decisiones sin un el diagnostico de un profesional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica