lunes, 11 de mayo de 2015

ESPONJAS VAGINALES Y ESPERMICIDAS


Son dos métodos anticonceptivos de venta libre que se utilizan durante el acto sexual para evitar el embarazo. 
De venta libre significa que cualquier persona los puede comprar sin necesidad de una receta.

Los espermicidas y las esponjas vaginales no funcionan tan bien en la prevención del embarazo como algunas otras formas de anticonceptivos. 
El uso de un espermicida o la esponja es mucho mejor en la prevención del embarazo que no utilizar ningún anticonceptivo en absoluto.

ESPERMICIDAS
Los espermicidas son químicos que impiden la movilización de los espermatozoides. 
Vienen como geles, espumas, cremas o supositorios que se introducen en la vagina antes de la relación sexual. 
Se pueden comprar en la mayoría de farmacias o paginas web.
Los espermicidas solos no funcionan muy bien. 
Se producen unos 15 embarazos por cada 100 mujeres que usan correctamente solo este método durante 1 año.
Si los espermicidas no se utilizan correctamente, el riesgo de embarazo es de más de 25 por cada 100 mujeres cada año.
El uso de espermicidas junto con otros métodos, como el preservativo masculino o femenino o el diafragma, reducirá aun más la posibilidad de un embarazo.
Sin embargo, incluso usando un espermicida solo, aún tienes mucha menos probabilidad de quedar embarazada que si no empleas ningún método anticonceptivo.
Cómo usar el espermicida:
Usando los dedos de la mano o un aplicador, coloque el espermicida dentro de la vagina 10 minutos antes de tener relaciones sexuales. 
Su efecto debe continuar durante aproximadamente 60 minutos.
Será necesario introducir más espermicida cada vez que tenga relaciones sexuales.
No se duche durante al menos 6 horas después de la relación sexual. 
(Las duchas vaginales nunca son recomendadas ya que pueden causar infección en el útero y en las trompas de Falopio).
Los espermicidas no reducen la probabilidad de una infección y pueden aumentar el riesgo de transmisión del VIH.
Los riesgos abarcan irritación y reacciones alérgicas.

ESPONJA VAGINAL
Las esponjas anticonceptivas vaginales son esponjas suaves cubiertas con un espermicida.
Una esponja se puede introducir en la vagina hasta 24 horas antes de la relación sexual.
Siga las instrucciones específicas que vienen con el producto.
Deslice la esponja lo más atrás posible dentro de la vagina y colóquela sobre el cuello uterino. 
Asegúrese de que la esponja cubra todo el cuello uterino.
Después de la relación sexual, deje la esponja en la vagina durante 6 a 8 horas.
No use la esponja si:
Está teniendo su periodo menstrual o sangrado vaginal.
Tiene alergia a las sulfamidas, al poliuretano o a los espermicidas.
Tiene una infección en la vagina, el cuello uterino o el útero.
Tuvo un aborto provocado, un aborto espontáneo o dio a luz.

¿Como funciona la esponja... es efectiva?
Se presentan aproximadamente de 9 a 12 embarazos por cada 100 mujeres que usan esponjas correctamente durante un año. 
Las esponjas son más eficaces en las mujeres que nunca han dado a luz.
Si las esponjas no se utilizan correctamente, el riesgo de embarazo es de 20 a 25 por cada 100 mujeres cada año.
El uso de esponjas junto con preservativos masculinos reducirá aun más la posibilidad de embarazo.
Incluso utilizando una esponja sola, usted aun tiene mucha menos probabilidad de quedar embarazada que si no empleara ningún anticonceptivo en absoluto.
Los riesgos de la esponja vaginal abarcan:
Irritación vaginal
Reacción alérgica
Dificultad para retirar la esponja
Síndrome de shock tóxico (en raras ocasiones)

Hay que tener en cuenta que todo objeto introducido en la vagina, excepto la copa menstrual que al no ser porosa, ni desprender nada, no deja resto ningún dentro de la vagina: los tampones, dejan restos de algodón y las esponjas pequeños restos de dicha esponja.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica