miércoles, 27 de mayo de 2015

FASES EN LA VIDA DE UNA MUJER: SEXUALES, MENSTRUALES, EMBARAZO, MENOPAUSIA Y GENERALES

LA SEXUALIDAD FEMENINA: ETAPAS SEXUALES DE LA MUJER

Según la OMS - Organización Mundial de la Salud - la sexualidad se define como una energía que encuentra su expresión física, psicológica y social en el deseo de contacto, la ternura y a veces el amor.
La sexualidad humana es tan compleja como el ser humano. 
Constituidos por múltiples aspectos, se puede considerar la síntesis humana como el resultado de la convergencia de una naturaleza psíquica-bio-socio-cultural-histórica.
En este contexto vamos a conocer las etapas psicosexuales de la mujer, pero cada vez más, estas fases son oscilantes o incluso inexistentes en algunas mujeres.

De los 15 a 25 años:
Es en esta fase de la adolescencia que la mujer presenta cambios significativos en el cuerpo. 
Los caracteres sexuales secundarios aparecen y se convierten en comportamientos sexuales más pronunciados, tanto a nivel biológico y socio-afectivo. 
Es un período de adaptación, lo que coincide con la fase de descubrimiento, en el que una mujer comienza a entender cómo el cuerpo responde a los estímulos sexuales.
De los 25 a 35 años:
Es la etapa en la que una mujer comienza a gestionar múltiples roles que pasa a tener en su vida, nuevas experiencias, sobre todo en el trabajo o en la estructura de la familia - por lo general cuando sale de su casa y comparte el techo con otra persona y es crucial que aprenda a guardar un tiempo de intimidad con su pareja. 
También es una etapa en la que puede comenzar a sentir la necesidad de vivir la maternidad.
De los 35 a 45 años:
Es en esta etapa que se inicia un descenso lento y gradual de los niveles de hormonas sexuales femeninas, que culmina con el final del ciclo menstrual, cesando la capacidad de reproducción. 
Las transformaciones del cuerpo también empezar a ser más obvias: comienzan las primeras arrugas, el pelo blanco. 
Una mujer debe aprender a adaptarse y aceptarse a sí misma con estos cambios.
De 45 a 55 años:
La aparición de la menopausia varía de mujer a mujer. 
Los bochornos, cambios hormonales y un largo período de cuestionamiento psicológico comenzan. 
A pesar de ser una fase muy preocupada, principalmente debido a problemas hormonales, ésta también puede ser una etapa en la que la mujer va perdiendo miedos y vive una vida más madura, aprovechando sus logros y su libertad.
La respuesta sexual femenina se caracteriza por cuatro fases:
Fase de deseo
Es la etapa en la que los instintos se estimulan y crecen los deseos.
Esto ocurre a través de mensajes neurofisiológicos que estimulan el deseo sexual.
El deseo puede ser desencadenada por estímulos internos o externos, por ejemplo, el simple hecho de ver a alguien que nos atrae o oler esa persona.
En las mujeres lo que es más responsable del aumento del deseo sexual es el olor y sobre todo el tacto.
La forma en que pensamos y sentimos físicamente y emocionalmente influye en el deseo, y esto varía de persona a persona, así como en diferentes momentos durante la vida. 
Biológicamente, depende de los niveles sanguíneos de testosterona.
Fase de excitación
La fase de excitación se caracteriza por una reacción fisiológica a deseo y la atracción física, que se produce en una serie de cambios que preparan el cuerpo para una relación sexual.
En la hembra lo que determina la excitación es producir una secreción que es responsable de la lubricación de la vagina. 
Hay dos cambios fisiológicos en el cuerpo, la congestión vascular que consiste en aumentar la cantidad de sangre acumulada en los órganos genitales femeninos; y la miotonía que consiste en la contracción de las fibras musculares.
Y más allá de los genitales, los estímulos pueden ser "detectados" por los senos, aumentando su tamaño y su erección, como una mayor rubor sexual, cuando la piel se enrojece. 
También se puede observar un aumento de la frecuencia cardíaca y la respiración.
También se produce una contracción muscular cerca de los órganos genitales, ya que el tracto genital femenino está formado por el clítoris, los labios menores y grandes, la vagina y el útero. 
Y con la excitación tanto el clítoris, como los pequeños y grandes labios aumentan en el tamaño, enrojeciéndose y la parte más honda de la vagina "se expande en forma de globo" por lo que sólo el exterior está en contacto directo con el pene durante las relaciones sexuales.
Fase clímax u orgasmo
Cuando el orgasmo se produce renuncia a la liberación de la tensión sexual que había acumulado. 
Se caracteriza como el momento de mayor placer de la relación sexual.
Advertencia de que la mujer no siempre puede alcanzar el orgasmo o clímax. El orgasmo es la explosión de contracciones rítmicas involuntarias y donde hay una frecuencia aproximadamente de 12 veces, cada 0,7 segundos. 
La mujer también puede ser estimulada de nuevo para tener más orgasmos nuevos, lo que no ocurre en el hombre. 
Durante el orgasmo, en la mujer, los cambios fisiológicos ocurren como contracciones de las paredes de la vagina y los músculos pélvicos, aumentando la frecuencia de la respiración y el ritmo cardíaco.
La estimulación del clítoris puede ser esencial para alcanzar el orgasmo en algunas mujeres. 
Es importante reconocer que las mujeres tienen diferentes maneras de alcanzar el orgasmo.
Fase de resolución
En esta etapa, el sentido de excitación, en general, puede tardar más en desaparecer, especialmente si no consiguió el clímax.
Las mujeres no tienen su potencial orgásmico limitado por un período refractario, como en el hombre, es decir, si una mujer se somete a los trazos nuevos, estímulos nuevos, puede ser físicamente capaz de tener un orgasmo de nuevo.

Curiosidades importantes
La mayoría de los orgasmos sexuales iniciales pueden ser raros para las mujeres, y ambos pueden llegar a quedar extremadamente preocupados por este tema. 
Es muy importante que las mujeres se sienten relajadas, confiadas y libres de presiones. 
Si bien la ansiedad en la relación puede conducir al hombre a eyacular más rápidamente, en las mujeres puede evitar el orgasmo.
La angustia, la ansiedad, el cansancio, la tristeza, reducen el deseo sexual, lo que dificulta el desarrollo de las fases libidinales, inhibiendo la respuesta sexual. 
Más bien, la felicidad, el bienestar y los efectos positivos generalmente favorecen el interés y el funcionamiento sexual.
La lubricación vaginal puede permanecer oculta dentro de la vagina, especialmente cuando la mujer está acostada. 
La pareja puede pensar que ella no responde, cuando en realidad lo está. 
La excitación en los hombres (erección del pene) es más evidente que en las mujeres.
Según algunas teorías, hay un punto dentro de la cavidad vaginal que es extremadamente sensible a la presión profunda, es decir, se necesita una presión firme, sólo posible en ciertas posiciones durante el coito para encontrar este punto. 
Se encuentra en la pared anterior de la vagina y a unos 4 cm de la entrada. 
El tamaño y la ubicación exacta puede variar. El primer médico que describió Grafenberg y fue conocido como el punto G. 
Cuando se estimula aumenta de tamaño y conduce en muchas mujeres al orgasmo.
A través de los años, nuestra sexualidad y la manera de cómo nos movemos a través de las diferentes etapas de la vida es sometida a cambios y es importante que las experiencias y vivencias de la sexualidad sean siempre fuentes de bienestar, para nosotros mismos y para las personas con los que compartimos esse momento .
Los cambios hormonales de las mujeres en las distintas etapas de su vida
La doctora Carolina Chabelski, médica ginecóloga del Instituto Loria-Centro de Diagnóstico Dr. Enrique Rossi, aclara las dudas más frecuentes en torno a un tema que a las mujeres nos involucra desde que nacemos: las hormonas. Qué ocurre a cada edad, qué pasa durante la menstruación, cómo atravesar los cambios cuando arranca la menopausia y qué hacer para enfrentar los vaivenes hormonales y equilibrar(nos).
Cambios Hormonales
Menopausia
Menstruacion
¿Cuáles son los cambios hormonales que vivimos las mujeres en la adolescencia? ¿Cómo repercuten en el cuerpo, el ánimo, la alimentación, etc?
En la pubertad la niña comienza a tener cambios hormonales como consecuencia de la maduración del sistema hipotálamo hipofiso ovárico. 
Como resultado de la secreción hormonal pulsátil a nivel del sistema nervioso central y a nivel del ovario, se empiezan a presentar los ciclos femeninos con la consiguiente adquisición de la capacidad reproductiva. 
Aparecen cambios físicos como los periodos menstruales (menarca), el desarrollo mamario (telarca), el vello pubiano (pubarca), la distribución de la grasa y el vello corporal y, en forma menos evidente, también hay cambios a nivel del estado de ánimo y otros aspectos emocionales.
El ciclo femenino dura 28 días y está atravesado alrededor de su 14vo día por el momento de la ovulación. 
Por lo tanto se podría dividir en una primer mitad (fase folicular o estrogénica) y otra segunda mitad (fase lutea o progestacional). 
En medio de ellas se produce la ovulación. 
En la primera mitad la mujer se prepara para la ovulación, es un momento de mayor alerta, deseo e instinto sexual ya que el fin de la ovulación es lograr el embarazo.
Generalmente el cuerpo se siente saludable, libre de hinchazón, el animo suele ser bueno, el apetito conservado. 
En el momento de la ovulación algunas mujeres perciben algún tipo de dolor en la zona del hemiabdomen inferior pero más frecuentemente es imperceptible. 
Luego de ovular el ovario produce progesterona, que es la hormona que rige esta segunda fase del ciclo. 
Si hubiera fecundación ésta también nutre al embrión al inicio del embarazo. Si no hay fertilización, los niveles de progesterona se mantienen unos 15 días y luego caen para dar origen a una nueva menstruación y así el ciclo se reinicia. 
La progesterona induce algunos cambios en el cuerpo como un leve aumento de la temperatura corporal, retención de líquidos, tensión mamaria, distensión abdominal, se hace lento el tránsito intestinal, constipación, sequedad genital, labilidad emocional y cambios en el apetito.
Son numerosos los cambios hormonales del embarazo. 
Al inicio predomina la secreción de progesterona para nutrir al huevo. 
También se produce la gonadotrofina coriónica (HCG) responsable de las nauseas y vómitos del primer trimestre. 
Luego los niveles de las hormonas se van estabilizando. 
Durante la segunda mitad y en mayor medida hacia el momento del término, se produce prolactina en niveles crecientes para preparar las mamas para la lactancia. 
La oxitocina es otra hormona que predomina hacia el término y tiene relación con la aparición de las contracciones del músculo uterino que en el momento adecuado desencadenarán el parto.
¿Cuáles son los cambios hormonales que vivimos en la menopausia? ¿Cómo repercuten en el cuerpo, el ánimo, la alimentación, etc?
La menopausia se caracteriza por el cese de la función reproductiva y el descenso de los niveles de estrógenos en el cuerpo. 
La mujer pierde su capacidad para embarazarse, no hay más menstruaciones ni ovulaciones. 
Este descenso de los niveles hormonales trae consigo cambios en todo el cuerpo. 
La piel y las mucosas tienden a la sequedad, el tejido adiposo tiende a aumentar, el calcio del hueso tiende a disminuir (osteopenia/osteoporosis), el aparato cardiovascular deja de tener el efecto protector de las hormonas femeninas y aumenta el riesgo de fenómenos vasculares, anginas de pecho e infartos. 
A nivel metabólico puede aparecer hipotiroidismo, hipercolesterolemia, intolerancia a los hidratos de carbono y diabetes del adulto.
La alimentación debe ser de menor aporte calórico, con refuerzo en el contenido de calcio y se debe asociar siempre la actividad física aeróbica al menos tres veces por semana.
El estado de ánimo debe estimularse en forma positiva tratando de mantener actividad física, mental y sexual en esta etapa, ya que muchas mujeres tienden a desarrollar síntomas depresivos.
¿Cómo afrontar los vaivenes de las hormonas? ¿Cómo podemos equilibrarlas?
Los vaivenes hormonales son parte de los procesos fisiológicos del cuerpo. 
En algunas mujeres estos cambios traen aparejados gran desasosiego y disconfort por lo cual se debe tratar de intervenir al respecto para no deteriorar la calidad de vida. Los tratamientos que se ofrecen dependerán de cada mujer y de cada etapa que ella este atravesando. Pero algunos aspectos son comunes a todas: la necesidad de actividad física periódica, evitar el alcohol y el tabaco, una alimentación saludable. En otros casos se agrega medicación específica.
¿El ejercicio físico ayuda?

El ejercicio físico mejora la secreción de endorfinas que son hormonas relacionadas con el bienestar psicofísico y con el placer. Por lo tanto la actividad física siempre es pilar de tratamiento en casi todas las patologías, incluidos los vaivenes hormonales.
La vida de la mujer se divide en fases de siete años cada una. 
Cada período de siete años representa una serie de experiencias y enseñanzas. 
Estas fases pueden considerarse en concreto como períodos de desarrollo adulto, pero más todavía como fases de desarrollo espiritual que no tienen por qué corresponder necesariamente a la edad cronológica de la mujer, aunque a veces coincidan con ella.
Desde tiempo inmemorial la vida de las mujeres se ha dividido en fases, cada una de ellas relacionada con los poderes cambiantes de su cuerpo. 
La división en secuencias de la vida física, espiritual, emocional y creativa de la mujer es útil en el sentido de que le permite prepararse para "lo que vendrá a continuación"
Las fases no tienen porqué estar atadas a la edad cronológica, pues algunas mujeres de ochenta años se encuentran todavía en la fase de desarrollo de la doncellez, algunas mujeres de cuarenta años se encuentran en el mundo psíquico de los seres de la bruma y algunas jóvenes de veinte años tienen tantas cicatrices de batallas como las viejas.
Las edades no tienen que ser jerárquicas sino que simplemente pertenecen a la conciencia de la mujer y al incremento de su vida espiritual. 
Cada edad representa un cambio de actitud, un cambio de tareas y un cambio de valores.

0-7 edad de la socialización del cuerpo y del sueño, en la que todavía se conserva la imaginación

7-14 edad de separar y sin embargo entretejer la razón y la imaginación

14-21 edad del nuevo cuerpo/la joven doncellez/despliegue pero también función protectora de la sensualidad

21-28 edad del nuevo mundo/la nueva vida/la exploración de los mundos

28-35 edad de la madre que aprende a cuidar como una madre a los demás y a sí misma

35-42 edad de la búsqueda/aprendizaje del cuidado materno del yo/búsqueda del yo

42-49 edad del inicio de la madurez/hallazgo del campamento lejano/animación de las demás

49-56 edad del mundo subterráneo/aprendizaje de las palabras y los ritos

56-63 edad de la elección/elección del propio mundo y del trabajo que todavía queda por hacer

63-70 edad de la vigilancia/edad de la refundición de todo lo que se ha aprendido

70-77 edad del rejuvenecimiento/reafirmación de la vejez

77-84 edad de los seres de la bruma/descubrimiento de lo grande en lo pequeño

84-91 edad del tejido con hilo escarlata/comprensión del tejido de la vida

91-98 edad de lo etéreo/menos hablar y más existir

98-105 edad del neuma, el aliento

105 + edad de la eternidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica