domingo, 17 de mayo de 2015

PÓLIPOS CERVICALES

Son neoplasias en forma de dedo en la parte inferior del útero que conecta con la vagina (cuello uterino o cervix).
La causa de los pólipos cervicales no se conoce. 
Pueden presentarse con:
Una respuesta anormal al aumento en los niveles de la hormona femenina estrógeno
Inflamación crónica
Obstrucción de los vasos sanguíneos en el cuello uterino
Los pólipos cervicales son comunes. 
Son frecuentes en las mujeres mayores de 20 años de edad que han tenido hijos. 
Son raros en mujeres jóvenes que no han empezado a menstruar.
La mayoría de las mujeres solamente presenta un pólipo, pero algunas mujeres tienen dos o tres.
Los pólipos no siempre causan síntomas. 
Cuando los síntomas se presentan, pueden ser:
Periodos menstruales muy abundantes
Sangrado vaginal después de hacerse duchas vaginales o tener relaciones sexuales
Sangrado vaginal anormal después de la menopausia o entre los periodos menstruales
Moco amarillo o blanco (leucorrea).
Durante un examen pélvico, el médico observará neoplasias en forma de dedo, lisas y de color rojo o violáceo sobre el cuello uterino.
Se llevará a cabo una biopsia cervical. 
La mayoría de las veces, ésta mostrará células que son indicativas de un pólipo benigno. 
En raras ocasiones, puede haber células anormales y precancerosas o cancerosas en un pólipo.
El médico puede extirpar los pólipos durante un procedimiento ambulatorio sencillo.
Los pólipos más pequeños se pueden extirpar con una torsión suave.
Los pólipos más grandes pueden requerir extirpación por medio de electrocauterización.
El tejido del pólipo extirpado se debe enviar a un laboratorio para realizarle pruebas adicionales.
La mayoría de los pólipos no son cancerosos (benignos) y son fáciles de extirpar. 
Por lo general no crecen de nuevo. 
Las mujeres que tienen pólipos están en riesgo presentar más pólipos.
Puede haber sangrado y cólicos ligeros durante algunos días después de la extirpación de un pólipo. 
Algunos cánceres cervicales pueden aparecer primero como pólipos. 
Ciertos pólipos uterinos pueden estar asociados con el cáncer uterino.
Solicita una cita con el médico si presentas:
Sangrado vaginal anormal, lo que incluye sangrado después de las relaciones sexuales o entre periodos
Flujo vaginal anormal
Periodos anormalmente profusos
Consulte con el médico o el personal de enfermería para programar exámenes ginecológicos regulares. 
Pregunte con qué frecuencia debe hacerse una citología vaginal.
Prevención
Acude al médico para tratar las infecciones lo más pronto posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica