viernes, 5 de junio de 2015

EL PH VAGINAL

El pH (potencial de Hidrógeno) de la piel vulvo-vaginal de las mujeres varía a lo largo de su vida. 
Durante la época fértil se sitúa entre 4,5 y 5
Antes de la menarquia es prácticamente neutro (alrededor de 7)
valor que vuelve a alcanzar en la menopausia. 
También en la menstruación sube ligeramente (6,8 a 7,2), 
Resultando más ácido en el embarazo (4 a 4,5).
Algunos estudios han relacionado la práctica de ejercicio físico moderado y una vida sexual activa con valores de pH más bajos y adecuados.
Por el contrario, determinados hábitos o situaciones, como una higiene íntima con productos inadecuados, utilizar prendas muy ajustadas o confeccionadas con fibras sintéticas que pueden provocar reacciones alérgicas, tomar ciertos antibióticos, el uso de desodorantes íntimos, preservativos, etcétera, pueden modificar el equilibrio natural de la flora bacteriana vaginal.
La flora bacteriana presente en la vagina cumple una función protectora frente a patógenos externos, pero el aumento de pH provoca una disminución de esta flora, lo que tiene como consecuencia un incremento del riesgo de infección. 
Por lo tanto, cuando el pH vaginal se encuentra alterado puede ser indicio de la existencia de una infección como la vaginitis, y suele estar asociado a molestias vaginales como sequedad, picor, irritación o dispareunia (dolor durante el coito)
La salud femenina está llena de muchos términos que ni las propias mujeres conocen. 
Pensando en eso y en pro de prevenir enfermedades, hemos decidido hablar en la entrega de hoy de qué es el pH vaginal y cuál es su importancia.
Hablemos del pH vaginal
El pH significa ‘potencial de Hidrógeno’, hace referencia a los niveles de hidrógeno en la piel vulvo-vaginal de la mujeres a lo largo de sus vidas. 
Se estima que los valores varían a lo largo de la vida así:
Antes de la primera menstruación: 7
Época fértil: 4,5 – 5
Durante la menstruación: 6,8 – 7,2
Embarazo: 4 – 4,5
Menopausia: 7
La vagina cuenta con una flora bacteriana que cumple una función protectora frente a patógenos externos; pero el aumento del pH provoca una disminución de esta flora, lo que podría aumentar el riesgo de tener una infección del tipo vaginal.
Es decir, cuando un examen arroja como resultado que el pH vaginal se encuentra un tanto alterado, previniendo las variables anteriormente mencionadas, es posible que se trate de una infección como la vaginitis, que está asociada a molestias vaginales como la sequedad, la picazón, la irritación o el dolor durante el coito.
Recomendaciones para mejorar el pH vaginal
Según recomiendan los expertos, tener actividad física moderada y una vida sexual activa podría lograr que cientos de mujeres mejoren su estado de pH vaginal.
De hecho también se ha reconocido que determinados hábitos o situaciones, como una higiene íntima inadecuada o el uso de productos inadecuados podrían empeorar los niveles de pH vaginal.
Incluso se estima que usar prendas muy ajustadas o fabricadas con telas de tipo alérgico, podría ser la causa de niveles altos de pH. 
Otros aspectos como el uso de antibióticos, desodorantes íntimos, protectores diarios y preservativos podrían modificar el equilibrio natural de la flora bacteriana.
Por su parte los especialistas recomiendan a mujeres de todo el mundo cambiar los tampones o compresas frecuentemente durante la menstruación para no aumentar los niveles de pH y abstenerse de duchas vaginales, pues estas pueden interrumpir el pH vaginal normal y ocasionar una vaginitis.
Se recomienda además limpiar la vulva solamente con agua caliente -sin llegar a quemarte-, aunque si usas jabón deberás asegurarte de que se trate de uno suave y sin perfume, o uno jabón líquido para la higiene íntima.
Las mujeres usuarias de la copa menstrual no tienen problemas, ya que la copa ni absorbe ni altera el Ph vaginal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica