martes, 2 de junio de 2015

INFECCIONES URINARIAS: PREVENCIÓN Y REMEDIOS NATURALES (ÁCIDO BÓRICO)

¿Como ocurre la infección urinaria? ¿Que son las fimbrias? 
El primer paso en el desarrollo de las infecciones  urinarias  (ITU) es la adhesión de bacterias a las células uroepiteliales y a los catéteres. 
La  Escherichia coli es labacteria uropatógena más común responsable del 80% de las  infecciones  del tracto urinario extrahospitalarias, causando  el 90 %.de las pielonefritis agudas.  
El tratamiento para erradicar estas infecciones alcanza, en gastos médicos, en Estados Unidos, a más de 2 mil millones de dólares por año.   
Las  fimbrias, o pili (en singular pilus), son apéndices en forma de vellosidades unidos a las células bacterianas de forma  muy parecida a  los  flagelos, pero son considerablemente más cortas y delgadas. 
Pueden presentarse en los extremos de la célula bacteriana o estar uniformemente. 
La posibilidad de que estas bacteria formen colonias y posteriormente una infección urinaria pielonefritis (infección renal) o cistitis  (infección de vejiga) se debe a un primer contacto entre una serie de estructuras de la bacteria denominadas adhesinas y algunos receptores o ligados que se encuentran en la superficie del epitelio urinario. 
La mayoría de  las fimbrias (fimbrias bacterianas) de las bacterias gram-negativas como la  Escherichia coli funcionan como adhesinas.  
Ciertos compuestos fitoquímicos tales como las proantocianidinas del tipo-A  han sido identificadas en  los arándanos rojos (cranberry) como los agentes responsables de inhibir la adhesión de E. coli a las células uropiteliales1  Un efecto similar parecería tener en otras infecciones  que dependen de la adhesión de las bacterias a los tejidos, tales como  en la prevención de las  úlceras evitando la adhesión de la bacteria  Helicobacter pylori  en la pared estomacal y la inhibición  de la formación de la placa dental sobre los tejidos y ligamentos peridontales.   
Es importante recordar que: 
El consumo de productos alimenticios a base de  frutos de arándanos parece ser seguro, pero beber excesivas cantidades de  jugos puede llegar a causar malestares gastrointestinales. 
Por lo  tanto frente  a una posible infección  urinaria se debe consultar al médico para un diagnóstico apropiado.  
En otras palabras los  productos a base de frutos  de arándano pueden ser útiles como preventivos pero de ninguna manera deben ser usados para  el tratamiento de una Cistitis.
La cistitis es un tipo de infección del tracto urinario, generalmente en la vejiga.
La infección del tracto urinario, después de la respiratoria, es la segunda infección más frecuente en España y su incidencia es mayor en mujeres.
La bacteria E. Coli es responsable del 75% de los casos de infecciones de orina
La cistitis es un tipo de infección del tracto urinario; generalmente, se produce en la vejiga. 
Estas infecciones están provocadas por la presencia y proliferación de microorganismos en dicha zona. 
La cistitis es más frecuente en verano, cuando las piscinas abren y las playas se llenan de sombrillas.
Se estima que 4 de cada diez mujeres padece algún episodio de cistitis a lo largo de su vida. 
Y, de ellas, casi un 30% sufren casos de cistitis recurrente, con tres o más infecciones en un año.
La infección que provoca la cistitis invade los tejidos, provoca lesiones y libera toxinas que pueden resultar nocivas para el organismo. 
Dependiendo de su localización, podemos hablar de infecciones altas o bajas; si se localiza en la vejiga (cistitis), en la próstata (prostatitis) o en la uretra, estaremos ante una infección del tracto urinario baja. 
Si la infección afecta al riñón (pielonefritis) nos referiremos a una infección alta.
A partir de los 17 años, las cistitis recurrentes son más frecuentes, coincidiendo con el inicio de las relaciones sexuales. 
Durante la época fértil de la mujer, las cifras se mantienen elevadas y se incrementan en la menopausia debido a modificaciones de la flora vaginal; a mayor edad menor frecuencia de infecciones.
La bacteria E. Coli:"Esta bacteria es la causante principal de la cistitis; lo que hace es unirse a la pared de la vejiga a través de unos pelos o filamentos y esa unión es la que produce una serie de toxinas, los responsables de la sintomatología clásica de la cistitis: picor, dolor de orina, escozor…",  
La contaminación por E. Coli se produce frecuentemente por el contacto de estas zonas con restos de heces. 
Así mismo, se trata de patologías más frecuentes en época estival, ya que la humedad posterior a los baños en piscinas, playas… favorece el crecimiento de las bacterias.
Síntomas y tratamiento de la cistitis
La adhesión de las bacterias a la pared de la vejiga produce diferentes toxinas, causantes de los síntomas de la cistitis:
Presión en la parte inferior de la pelvis
Dolor o escozor al orinar
Necesidad frecuente de ir al baño
Micciones escasas
Necesidad de orinar durante la noche
Orina turbia o maloliente acompañada de sangre
Dispareunia: relación sexual dolorosa
A pesar de que los casos más leves de cistitis pueden curarse sin el uso de medicación, en la mayoría de ocasiones, es necesario suministrar antibióticos para evitar así que la infección vaya a más. 
Dicho tratamiento puede conllevar la aparición de resistencias por parte de las bacterias, que se hacen más fuertes frente al efecto de los antibióticos y progresivamente se inmunizan frente a su acción.
Por esta razón, cada vez es más frecuente recurrir a nuevas estrategias para tratar las distintas infecciones. 
Así, en el caso de la cistitis, el arándano rojo americano se ha posicionado como una medida para su prevención, y orientado a disminuir la recurrencia de este problema.
El arándano rojo en la prevención de infecciones urinarias
Los frutos del arándano  junto con otras bayas, como: frambuesas, frutillas,  fresas silvestres,  grosellas o zarzaparrillas y moras entre otras,   forman parte de los denominados frutos del bosque.  
Existen más  de 30 especies diferentes de arándanos y pertenecen al género  Vaccinium  de la familia de las Ericáceas.  
Son especies nativas,  principalmente del Hemisferio Norte,  las  llamadas blueberry (arándano azul), bilberry (arándano negro) y  cranberry (arándano rojo). 
En nuestro país las especies cultivadas son las blueberry o arándano azul:  Vaccinium  corymbosum (highbush o  arándano  alto) y  V. ashei  (rabbiteye u ojo de conejo). 
Los frutos  del arándano son usados para producir jugos,  licores  y otros productos alimenticios  como mermeladas y conservas y en  pastelería.  Asimismo forman parte  de diferentes suplementos dietarios en forma de extractos, tés y cápsulas o tabletas  
Tradicionalmente, el fruto y las hojas del arándano rojo (Vaccinium macrocarpon), fueron utilizados para el tratamiento y prevención de varias afecciones, tales como úlceras, infecciones del  tracto urinario (ITU), diarrea, diabetes, dolencias estomacales y problemas  hepáticos.  
En la actualidad ambos son utilizados en la prevención de las infecciones  urinarias bajas (cistitis y uretritis) y como antioxidante.  
Estas infecciones urinarias se tratan usualmente  con antibióticos. 
Pero, debido a la resistencia que presentan las bacterias a los antibióticos, los efectos  adversos y la necesidad  de  prevención de  ITUs recurrentes en poblaciones susceptibles, existe  un interés  creciente en el uso de otros recursos terapéuticos para la prevención de infecciones bacterianas. 
En los últimos años se realizaron varias investigaciones tendientes a comprobar la actividad atribuida al  arándano rojo. 
Los resultados son promisorios en la prevención de las infecciones  del tracto urinario, así como en las producidas por la bacteria involucrada en la formación de úlceras estomacales (Helicobacter pylori) y en la prevención de la formación del biofilm en los tejidos de soporte dental y ligamentos peridontales (placa dental).
Por otra parte los frutos de arándano también han sido evaluados en cuanto a sus posibles propiedades  antioxidantes y preventivas de cáncer, sin  que se tengan resultados concluyentes  todavía.
Décadas atrás se creía que la acidez  de los arándanos rojos era la responsable de sus propiedades  medicinales. 
Sin embargo estudios más recientes demostraron que la ingestión de frutos de arándano no altera en forma significativa  la acidez  de la orina y que  no impide el  desarrollo de las  bacterias. 
Hoy se sabe que el consumo de frutos de arándanos, obstaculiza que las
bacterias patógenas se  adhieran al tracto  urinario previniendo de esta manera las infecciones.

CÓMO TRATAR UNA INFECCIÓN URINARIA CON ZUMO PURO DE ARÁNDANOS
Bebe un vaso de unos 200 ml. de zumo puro de arándanos tres veces al día; sólo el zumo puro de arándanos es eficaz en el tratamiento de las infecciones urinarias, no sirven los zumos de sucedáneos de arándanos o azucarados. Existe zumo de arándano concentrado, que puedes encontrar disponible en herboristerías, del que puedes tomar una cucharada unas tres o cuatro veces al día.
Consume al menos de dos litros a dos litros y medio de agua diariamente, para ayudar a diluir la orina y la concentración de bacterias, lo que ayudará al sistema inmunológico a luchar y eliminar las bacterias.
Después de tratar la infección urinaria y para prevenir sucesivas infecciones, es aconsejable tomar unos 200 ml. al día de zumo puro de arándanos.
No se deben de tomar bebidas alcohólicas o con cafeína cuando se sufre de una infección urinaria, porque aumentan la deshidratación y causan una mayor irritación del tracto urinario.
POR VÍA ORAL:
Para la prevención de las infecciones del tracto urinario (ITUs): Se han usado entre 1-10 onzas de jugo de arándano rojo al día. Sin embargo, la dosis ideal no ha sido establecida.
Para la prevención de las ITUs en niños: Se ha usado 15 ml/kg de un concentrado con 30% de arándano rojo.
Para reducir el olor de la orina en los pacientes con incontinencia: Se usa de 3-6 onzas diarias de jugo de arándano rojo.
Para la diabetes de tipo 2: Se toman 6 cápsulas (equivalente a 240 ml de un cóctel de jugo de arándano rojo) diarias por 12 semanas. 
Las formulaciones encapsuladas se toman a menudo en dosis de 300 a 400 mg diarios.
Aproximadamente 1500 gramos de fruta fresca produce un litro de jugo. 
El cóctel de jugo de arándano rojo contiene aproximadamente 26% a 33% de jugo puro de arándano rojo endulzado con fructosa o edulcorantes artificiales.
Remedios naturales
Plantas con propiedades antibióticas, anti-inflamatorias y que ayudan a fortalecer el sistema de defensa del organismo.
Boldo: es útil para infecciones causadas por hongos. 
Posee propiedades anti-fúngicas. 
Tomar baños de boldo.
Caléndula: se puede utilizar para prevenir o tratar infecciones vaginales. Posee propiedades antibióticas y anti-fúngicas. 
Colocar un poco de Caléndula en agua hirviendo. 
Dejar enfriar y colocar en la zona afectada.
Manzanilla: Baños de asiento con infusión de manzanilla.
Otras medidas naturales
Ajo: Anti-bacteriano por excelencia y también anti-hongos. 
Triturar un diente de ajo hasta formar una pasta y aplicar externamente.
Aceite de árbol de Té: colocar unas gotas en el agua de la bañera. 
Posee propiedades anti-bacterianas.
Vinagre de manzana: ayuda a reequilibrar el Ph alterado. 
En un vaso de agua colocar 3 cucharadas de vinagre de manzana. 
Beber tres veces al día.
El consumo de yogur natural es de gran ayuda para evitar las infecciones vaginales, si ya la padeces puedes colocar un poco en tu zona íntima.
Alimentación
La alimentación también cumple un papel muy importante en estos casos, ya que existen ciertos alimentos con propiedades para prevenir o eliminar las infecciones.
Asimismo ayudan a fortalecer el sistema inmunitario, para ser capaces de luchar contra cualquier microorganismo previniendo su desarrollo.
Debemos consumir alimentos que contengan:
Hierro: almejas, vísceras, legumbres, vegetales verdes.
Zinc: cordero, ostras, maní, calabaza, germen de trigo.
Vitamina B: hígado, leche, huevos, pescados.
¿Cuáles debemos evitar?
Alcohol, tabaco, drogas, pan, alimentos con conservantes y colorantes, levaduras o azúcares.
Recomendaciones generales:
Mantener una correcta higiene íntima, de ser posible con jabones de Ph neutro que no alteran la flora normal de la vagina.
No utilizar pantalones muy ajustados, ni ropa interior de material sintético. Recuerden que la zona íntima requiere de una correcta ventilación. 
En caso de aumentar la humedad de la zona los microorganismos se multiplican con mayor facilidad.
Si utiliza protectores diarios cambiarlos al menos 4 veces al día, la misma recomendación en quienes utilizan tampones durante la menstruación.
Lava tu ropa interior con jabón neutro.
En el momento de ir al baño limpiarse de adelanta hacia atrás para evitar que bacterias que se encuentran normalmente en el ano lleguen a la vagina produciendo infecciones.
Llevar una vida más relajada, el estrés y la ansiedad bajan nuestras defensas. Por lo que nos volvemos vulnerables a padecer enfermedades.
Utilizar siempre ropa interior de algodón, ya que absorbe la humedad natural del cuerpo.
Aunque parezca irónico no se debe abusar de la limpieza de la vagina, aún utilizando jabones aptos para la zona. 
Su uso es recomendado una vez al día, luego utilizar solo agua para la higiene.
La vagina tiene un mecanismo de auto limpieza, sólo se debe higienizar la parte externa.
El uso de preservativo previene las infecciones de transmisión sexual.
Hábitos y tratamientos caseros para los hongos vaginales
Una de las causas más comunes de los hongos vaginales es la Cándida albicans. 
El yogur natural es uno de los mejores remedios para combatir la infección vaginal causada por hongos ya que sus bacterias ayudan a restaurar el equilibrio ácido.
Las infecciones vaginales por hongos pueden desatarse como producto de una serie de microorganismos, los cuales en su mayoría habitan en una vagina sana. 
Una de las causas más comunes de los hongos vaginales es la Cándida albicans. 
En este caso los síntomas incluyen picazón, flujo vaginal con olor, enrojecimiento de los labios vaginales y, en algunos casos, enrojecimiento en la parte superior del muslo.
Otro tipo de infección vaginal por hongos es la que los médicos diagnostican como “vaginosis bacteriana”. 
En este caso los síntomas incluyen flujo abundante con un fuerte olor, especialmente después de tener relaciones sexuales.
En caso de tener síntomas de infección vaginal por hongos, es muy importante consultar al médico para determinar cuál es el tratamiento correcto según el tipo de hongo que pueda estar causando la infección.  
Así mismo, puedes tener en cuenta los siguientes hábitos y remedios caseros para combatir la infección vaginal causada por hongos.
Procura mantenerte seca
Recuerda secarte muy bien cada vez que vayas al baño. 
Los hongos crecen y se reproducen en condiciones cálidas y húmedas, por lo que debemos secar muy bien el área vaginal después de ir al baño o al salir de la ducha.
Utiliza ropa interior transpirable
Tratamiento-parásitos-intestinales
En lo posible, debes elegir un tipo de ropa interior transpirable que te ayude a evitar todo tipo de humedad y calor. 
Si deseas elegir ropa interior de nailon, asegúrate de que estas prendas incorporen algo de algodón. 
Además, evita quedarte mucho tiempo con el traje de baño mojado después de salir de nadar.
Mantén una correcta higiene íntima
Independientemente de si tienes o no una infección por hongos, debes lavarte con mucho cuidado utilizando un jabón suave y personal. 
Debes lavarte muy bien todos los días y evitar compartir toallas, jabones o cualquier otro elemento que tenga que ver con tu higiene íntima. 
Así mismo, te recomendamos lavar tu ropa interior y toallas utilizando agua caliente o vinagre diluido en agua, para eliminar completamente los hongos.
Evitar jabones fuertes
Los jabones fuertes y productos de higiene íntima que contienen alcohol pueden causar irritación vaginal y alterar el pH natural de la vagina. 
En caso de tener síntomas de infección vaginal por hongos, se recomienda hacerse un lavado vaginal con un poco de vinagre diluido en agua. 
El vinagre ayuda a restaurar el pH natural de la vagina, que por lo general es de 4,5.
El yogur natural es uno de los mejores remedios para combatir la infección vaginal causada por hongos. 
Este producto ayuda a restaurar el equilibrio ácido, gracias a las bacterias que contiene. 
En caso de sufrir hongos vaginales se puede consumir más cantidad de yogur natural, pero también se puede aplicar externamente sobre la zona afectada, ya sea directamente o diluido en agua tibia para un lavado.
Ácido bórico
El ácido bórico es un tratamiento económico que puede ayudar a combatir los hongos vaginales. 
Varios estudios han determinado que este producto es muy eficaz para combatir las infecciones vaginales por hongos. 
Si tu médico te da la autorización, puedes utilizar cápsulas de ácido bórico como un supositorio la próxima vez que empieces a tener síntomas de infección por hongos. 
Prepara tus supositorios vaginales rellenando capsulas de gelatina pequeñas con ácido bórico. 
Aplícate este remedio todos los días, una vez al día, durante una semana.
Tratamientos con plantas
Si quieres aliviar la picazón y el ardor vaginal prepara una infusión de romero y utilízala como paño vaginal o en la zona externa de la vagina.
Otra opción es preparar una infusión de tomillo, con una cucharada de tomillo por cada taza de agua hirviendo. 
En este caso debes beber de 1 a 4 tazas de infusión al día.

La malva es un tratamiento adecuado para combatir la cándida albicas, ya que ayuda a combatir todos sus síntomas. 
Esta planta es ideal para reducir la inflamación de la zona afectada, además de proporcionar un efecto relajante y analgésico. 
Para este tratamiento simplemente debes hervir algunas hojas de malva en 1 litro de agua limpia. 
Se deja enfriar, se cuela y finalmente se realiza un baño de asiento de la zona vaginal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica