jueves, 4 de junio de 2015

ONAGRA, LA PLANTA DE LA MUJER

El aceite de onagra tiene grandes beneficios en ginecología y se utiliza tanto en la menopausia como en la regulación de la menstruación, amén de otras patologías. 
Descubre todas sus posibilidades.
Debido a sus múltiples propiedades ginecológicas, la onagra ha recibido el sobrenombre de 'la planta de la mujer.
Conozcamos un poco más a fondo sus orígenes y cualidades beneficiosas.
La onagra prímula, popularmente conocida como hierba del burro, tiene por nombre científico Oenothera biennis y pertenece a la familia de las onagráceas. 
Es de origen norteamericano, de hecho tanto las plantas como sus semillas han sido usadas por los indios americanos durante siglos. 
Fue introducida en Europa a principios del siglo XVII y su primera finalidad no era otra que la ornamental. 
Sin embargo, el agradable sabor de su raíz y la falta de alimento durante las guerras de los siglos XVIII y XIX, llevó a que su consumo se realizara de manera habitual.
¿Dónde encontrar onagra?
Crece de forma silvestre en las regiones templadas y suele aparecer junto a carreteras o caminos. Se trata de una planta bianual de exuberantes y olorosas hojas amarillas que puede superar el metro de altura. 
Produce hojas de distinta forma durante el primer y segundo año y su fruto es en forma de cápsula. 
De hecho, el aceite de onagra se obtiene tras la presión en frío de dicho fruto.
¿Cómo se toma la onagra?
Normalmente, su consumo se realiza en cápsulas y suele recomendarse la ingesta de tres píldoras a lo largo del día. 
De cualquier manera, la posología dependerá de la patología que se vaya a tratar y esto hará que varíe la dosis.

Como curiosidad podríamos añadir que las flores de la onagra también tienen un uso culinario puesto que se emplean en cocina para aromatizar ciertas ensaladas.
Respecto a su composición, El ABC de las plantas. 
Guía práctica de Fitoterapia y complementos de dieta define la onagra como una planta extremadamente rica en aceites o ácidos grasos esenciales, entre ellos el omega-6 tan importante para el correcto funcionamiento de las células del organismo o del cerebro. 
Tampoco podemos olvidar la importancia del ácido oleico para la salud del corazón y de las arterias.
Los principales componentes de la onagra son:
Ácidos: oleico, alfa-linoleico, beta-linoleico, gamma-linoleico, esteárico, aspártico, glutamínico, palmítico (en sus semillas), cafeico, elágico y p-cumárico en sus hojas.
Aminoácidos: arginina, cistina, fenilalanina, glicina, histidina, isoleucina, leucina, lisina, prolina, lisina, treonina, tirosina y valina en las semillas.
Vitaminas: ácido ascórbico (vitamina C).
Fibra, tanto en la planta como en sus semillas.
Minerales: Potasio, magnesio, manganeso, cobre, boro, hierro, cinc en las semillas y calcio y fósforo en la planta y en las semillas.
Propiedades de la onagra
El uso inicial de la onagra fue durante mucho tiempo el que le dieron los nativos americanos, que no era otro que el de tratar enfermedades como el asma o para sanar heridas y problemas de la piel. En la actualidad se utiliza, sobre todo, el aceite que se extrae de su fruto. En él se encuentran la mayor parte de sus principios activos.
Onagra para la menstruación y embarazo
Las numerosas aplicaciones que posee para tratar enfermedades relacionadas con las féminas, ha dado lugar a que se conozca coloquialmente como la planta de la mujer. 
La onagra tiene grandes beneficios en ginecología y se utiliza tanto en la menopausia como en la regulación de la menstruación. 
También mejora el acné, reduce la tensión arterial y mejora los eccemas. Hasta el momento todos sus efectos son beneficiosos y no se conoce toxicidad
Aun así, tiene efectos secundarios, ya que cabe cierta posibilidad de sufrir reacciones adversas estomacales como náuseas, malestar o incluso dolor de cabeza y su consumo no es compatible en casos de epilepsia.
Su aplicación más conocida es la del síndrome premenstrual. 
Esto se debe a que su alto contenido en ácido gamma-linoléico contribuye a la segregación de la prostaglandina E1, hormona que reduce los procesos inflamatorios. 
Dicha propiedad resulta muy útil en el tratamiento de los síntomas del síndrome premestrual tanto en el plano físico como psíquico. 
En el plano físico porque disminuye la hinchazón del vientre, la sensibilidad en los pechos o las náuseas y otros dolores. 
En el aspecto psíquico ayuda a combatir la depresión y la irritabilidad.
También se la relaciona con un efecto favorecedor del embarazo, de hecho se ha empleado en ciertos casos relacionados con la infertilidad femenina, así como para la reducción de los quistes de ovarios. 
También en casos de endometriosis (inflamación del tejido del útero) y para la reducción de bultos benignos en las mamas.
Otras aplicaciones de la onagra
Pero no se trata de una planta medicinal con un uso específico para mujeres, sino que también se utiliza de manera satisfactoria para solucionar problemas de impotencia, ya que la ingesta por parte de los hombres de las cápsulas de aceite de onagra mejora el riego sanguíneo en el pene.
Dicha mejora del riego sanguíneo hace que la onagra también sea beneficiosa para tratar casos de alopecia o de salud de las uñas, siempre y cuando estas afecciones estén relacionadas con una mala circulación.
Son reconocidas sus propiedades beneficiosas para reducir los niveles de LDL, más conocido de manera coloquial como colesterol “malo”. 
Posee también propiedades anticoagulantes, favorece la dilatación de las arterias y evita enfermedades como la flebitis, las hemorroides, las varices o la hipertensión.
El hecho de que sea un reconocido antiinflamatorio hace que resulte beneficioso para la artritis reumatoide, si se utiliza como suplemento al tratamiento médico para dicha patología puesto que ayuda a disminuir el dolor de las articulaciones y a mejorar la flexibilidad de las mismas. 
Incluso se está utilizando como complemento en algunos casos de esclerosis múltiple y la razón no es otra que su alto contenido en omega-6, tan beneficioso para el buen funcionamiento de las neuronas y de las transmisiones químicas.
La onagra ha resultado muy útil como apoyo en el tratamiento de la diabetes. Esto se debe a que mantiene estables los niveles de insulina y a que previene los efectos secundarios que la enfermedad tiene sobre el sistema nervioso de los pacientes, aunque muchas de sus aplicaciones en este sentido aún están a prueba en los laboratorios.
Al proteger las mucosas digestivas, resulta un buen remedio para proteger el estómago y el aparato digestivo. 
Protege el hígado contra los efectos nocivos del alcohol y resulta útil en el tratamiento de patologías inflamatorias digestivas como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa.
Usos externos de la onagra
Por lo que respecta al uso externo de la onagra, encontramos que se aplica en los siguientes casos:
Eccemas: Sobre todo en el caso de eccema atópico, resulta un tratamiento alternativo a los corticoides o inmunomoduladores tópicos.
Acné: Reduce espinillas y granos al diluir la grasa de los poros de la piel.
Piel seca.
Distensiones y desgarros musculares: reduce el dolor debido a sus propiedades antiinflamatorias.
Enfermedad de Raynaud: frotar con onagra las zonas afectadas (dedos de las manos, de los pies, orejas y nariz) mejora la circulación, reduce el enrojecimiento y reduce el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica