domingo, 28 de junio de 2015

SEXO: CURIOSIDADES MUY CURIOSAS

¿SE PUEDE HACER EL AMOR DURANTE LA MENSTRUACIÓN?
Desde el punto de vista médico, el sexo durante la regla no presenta ninguna contraindicación para la salud, aunque algunos educadores sexuales advierten de que el coito sin preservativo durante la regla no se considera "sexo seguro", pues existe un mayor riesgo de adquirir una ETS, esto es, una enfermedad de transmisión sexual.
Salvo esto, hacer el amor en estas fechas es una cuestión de gustos, ya que para algunos hombres y mujeres puede resultar incómodo o desagradable. 
Hay mujeres que se sienten sucias y avergonzadas, muchas veces influenciadas por los tabúes que persisten en torno a la sangre menstrual.
Otras, sin embargo, prefieren hacerlo durante el periodo, ya que el orgasmo les alivia de los dolores de la regla o porque les sube la libido a causa de los cambios hormonales.

¿QUÉ ES EL SEXO TÁNTRICO?
Es una forma de realizar el acto sexual basada en el Tantra, que en sánscrito quiere decir red o secreto. 
Se trata de un conjunto de textos y rituales religiosos esotéricos budistas e hindúes en los que el dios Shiva explica la filosofía del ritual tántrico. 
Éste incluye la práctica del sexo consciente como camino para potenciar la sensibilidad humana y focalizar toda la energía en una satisfacción mutua.
Este saber milenario, originario de los dravídicos, antiguos habitantes del valle del Indo, maneja la denominada energía sexual del individuo para alcanzar el éxtasis. 
El tantrismo utiliza una serie de técnicas para prolongar el placer sexual (bhoga) y retardar el orgasmo, lo que lo convierte en muy atractivo para Occidente, donde el sexo, muy orientado al placer masculino, se ha convertido en un deporte a contrarreloj.
En la filosofía tántrica,  no hay superioridad de un sexo y no hace distinción entre lo puro y lo  impuro, la belleza y la fealdad, el bien y el mal. 
Al igual que en la concepción taoísta de Yin-yang, los polos opuestos se complementan para configurar el proceso de lo divino. 
También considera que la eyaculación es un derroche de energía y enseña a sus seguidores a experimentar el orgasmo sin la emisión de semen. 
Incluso, hay corrientes que recomiendan el celibato para evitarla.

EL GÉNERO Y LA ORIENTACIÓN SEXUAL INFLUYEN EN LA CANTIDAD DE ORGASMOS QUE PODEMOS TENER
Un reciente estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Kinsey para la Investigación en Sexo, Género y Reproducción en la Universidad de Indiana (EEUU) ha determinado que la cantidad de orgasmos depende tanto del género como de la orientación sexual y que, ante todo, las mujeres solteras son las que tienen menos probabilidades de experimentar uno.
Para su investigación, los científicos realizaron una encuesta online a 6.151 hombres y mujeres de 21 años de edad.
En la encuesta, los participantes tenían que responder respecto a cuál era su sexo, su orientación sexual y cuánto tiempo había pasado desde que habían tenido un orgasmo con una pareja.
Finalmente se incluyeron los datos de 1.497 hombres y 1.353 mujeres que habían mantenido relaciones sexuales en los últimos 12 meses.
El análisis de los resultados reveló que cuando se trataba de una pareja estable, los hombres experimentaban un orgasmo en el 85% de las ocasiones, mientras que las mujeres sólo lo tenían el 63% de las veces.
Otra de las conclusiones del estudio es que las mujeres lesbianas tienen muchas más probabilidades de tener un orgasmo durante la relación sexual que las mujeres heterosexuales o las bisexuales, ya que su porcentaje ascendía al 75%. 
Las mujeres bisexuales conseguían llegar al orgasmo el 58% de las veces.
“La comprensión de los factores que influyen en la variación en la ocurrencia del orgasmo entre las minorías sexuales puede ayudar en la adaptación de las terapias conductuales para aquellos de diferentes orientaciones sexuales”, afirma Justin R. García, coautor del estudio que recoge la revista The Journal of Sexual Medicine.
Según el trabajo, el hecho de que las mujeres lesbianas ostenten el mayor porcentaje entre las mujeres, se debe a que éstas están más familiarizadas con el cuerpo de la mujer y, por tanto, conseguir el orgasmo en su pareja femenina es muy natural.
“Estos datos demuestran la necesidad de nuevas investigaciones sobre las experiencias sexuales comparativas y los resultados de las minorías sexuales, para comprender los mecanismos por los que las características sociodemográficas y, en particular, la orientación sexual, afectan los resultados de salud sexual, incluyendo experiencias de orgasmo”.

¿QUÉ OCURRE EN EL CEREBRO FEMENINO DURANTE UN ORGASMO?
la pregunta que lleva haciéndose algunos años el neurocientífico Barry Komisaruk, de la Universidad de Rutgers (EE UU).
Según cuenta en la última edición de la revista Journal of Sexual Medicine, en su último estudio para averiguarlo colocó a 11 mujeres de diferentes edades en un escáner de resonancia magnética nuclear y les invitó a autoestimular el cérvix, el clítoris, la vagina y los pezones, por separado. 
Las imágenes cerebrales revelaron que durante el orgasmo se producía un aumento en zonas diferentes de la corteza sensorial en los tres primeros casos.
Y que al estimular los pezones, además de las áreas del tórax, se activaban regiones cerebrales correspondientes a los genitales, lo que confirma que estimular los pezones también puede conducir a un orgasmo femenino.
En un orgasmo, la corteza sensorial cerebral es la primera en reaccionar. 
Pero después, la actividad se extiende al sistema límbico y, finalmente, alcanza el hipotálamo, que libera oxitocina, la hormona vinculada al placer.
Según Komisaruk, entender y controlar las áreas del cerebro que producen sensaciones placenteras puede ayudar a tratar la depresión, las adicciones e incluso la obesidad.

¿QUÉ ES LA SEXOMNIA?
Se denomina así a cualquier comportamiento sexual que se produce estando dormido.
Pese a que no hay estadísticas, existen algunos casos documentados.
En 2004, el médico australiano Peter Buchanan relató el episodio de una paciente que, aunque tenía pareja estable, se iba de casa sonámbula y mantenía relaciones con extraños.
Y en 2005 salió en la prensa el caso de un hombre que fue procesado por violar a la mujer con la que dormía.
Su defensa alegó que padecía trastornos del sueño y sonambulismo agudo, y la sentencia contempló la sexomnia como atenuante.
A veces, los compañeros de cama de los sexomnes optan por dormir separados para no ser molestados, aunque algunos han confesado que el sexo con su pareja dormida es mejor que cuando está despierta.

En todo caso, se empieza a considerar un trastorno serio entre cuyas causas se barajan la epilepsia y el consumo de drogas y alcohol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica