viernes, 3 de julio de 2015

LA MUJER MULTIORGASMICA: QUIEN SON MÁS SEXUALES ¿HOMBRES O MUJERES?

¿Cuántos orgasmos tiene la mujer?
Se ha comprobado que la mujer puede llegar a tener 226 orgasmos.
¡¡¡Sí!!! y se sabe por que existe un concurso sobre masturbación que da premios a quienes pasan más tiempo masturbándose y a quienes consiguen más orgasmos. ¡Toma ya!
Las mujeres son multiorgásmicas y pueden tener tantos orgasmos como se lo propongan ellas y sus parejas.

Los orgasmos múltiples
El orgasmo parece ser algo tan raro para las mujeres -sólo el 25% llega al clímax siempre cuando tiene relaciones sexuales, frente a un 90% de los hombres-, y al mismo tiempo, su cuerpo les permite tener no uno, sino varios orgasmos al mismo tiempo.
El orgasmo en la mujer no tiene una función biológica, ya que puede quedar embarazada sin llegar al clímax. 
Durante el sexo, la circulación sanguínea en los genitales femeninos aumenta, la vagina comienza a lubricarse y su tamaño crece ligeramente. 
Aumenta el ritmo cardíaco y la respiración, y se producen contracciones de los músculos del área. 
La vagina, el ano y el útero se contraen al mismo tiempo en intervalos de 0,8 segundos y en diferentes intensidades: 
un orgasmo corto puede durar entre tres y cinco contracciones, mientras que uno intenso puede tener hasta diez.

En el cerebro, algunas áreas literalmente se desconectan: 
Estudios recientes muestran que el área del miedo y las emociones se apaga momentáneamente durante estos segundos.
Luego de este pico, el cuerpo entra en un estado de relajación, aunque muchas mujeres coinciden en que un solo orgasmo no es suficiente para liberar esa tensión sexual. 
Eso significa que la energía no ha bajado del todo, y es el momento de conseguir un segundo orgasmo, y tercero, y cuarto...
A esto se le llama período refractario: 
Es el espacio de tiempo entre que finaliza el orgasmo y se vuelve a sentir excitación. 
Al no tener esto, la mujer se mantiene excitada y por ende puede tener varios orgasmos.

Los tipos de orgasmos en una mujer

La mujer puede llegar al orgasmo mediante la estimulación de diferentes puntos de su cuerpo, por lo que para una multiorgásmica, lo más probable es que se tengan orgasmos en diferentes partes del cuerpo.

El orgasmo más común es el que viene de la estimulación del clítoris; 
luego le sigue el orgasmo vaginal, que cuesta más tiempo de conseguir pero las mujeres lo suelen sentir como más placentero.
Este tipo de orgasmo se consigue generalmente por el punto G, una zona dentro de la vagina que tiene un aspecto más esponjoso que el resto de las paredes. 
En algunas ocasiones -no muchas y no todas las mujeres lo logran-, pueden tener una especie de eyaculación, llamada squirting.

Recientemente, también se ha descubierto el punto A, que se encuentra un poco más profundo que el G y en la pared delantera de la vagina. 
Lo bueno de este punto es que luego de haber alcanzado un orgasmo, no se vuelve extremadamente sensible, por lo que se puede seguir estimulando y se pueden tener otros orgasmos.

Otros puntos son:
El punto profundo – que se ubica casi en el cérvix.
El punto U – la pequeña área entre la uretra y la vagina. 
Y aunque te parezca raro, algunas mujeres han conseguido tener un orgasmo únicamente mediante la estimulación de los pechos, la boca, la piel especialmente mediante masajes en el cuerpo. 
O la mente, a la que por algo le dicen, el órgano sexual más grande.

¿Cuántos orgasmos tiene la mujer? Como bien dije, hasta el momento se puede llegar a 226, aunque ningún científico ha llegado a comprobar que no se pueda llegar a más.
Las mujeres también eyaculan, o al menos, eso dicen. 
Cada vez crece más la fascinación por el squirting

¿De dónde viene el líquido?, ¿es orina?, ¿es algo común a todas las mujeres? 

Eyaculación femenina, ¿mito o realidad?

La eyaculación femenina no es algo reciente
El arte de numerosas culturas a través del tiempo ha demostrado que la eyaculación femenina no es algo reciente. 
Si bien ha sido una parte común de la sexualidad femenina en las mujeres de muchas culturas, desde el punto de vista científico recién se está investigando.
La primera mención de la eyaculación femenina en la literatura médica fue en el año 1500, cuando el médico Lavinius Lemnius escribió por primera vez sobre el fenómeno, y fue algo socialmente aceptado durante los siguientes cuatro siglos, hasta que la cultura más reservada del siglo XIX y XX lo eliminó de la vida sexual. 
Richard von Krafft-Ebing y Sigmund Freud hablaron de la eyaculación femenina como una disfunción sexual.
En 1950, el médico Ernst Grafenberg descubrió las glándulas parauretrales de Skene, conocidas luego como punto G en su honor, y que son la clave de la eyaculación femenina.

Sexólogos de la época, se dedicaron a investigar el asunto, llegando incluso a la conclusión de que la eyaculación no era orina, pero la comunidad científica se burló de ellos y consideró que era algo relacionado con la incontinencia urinaria.
Sin duda alguna, durante la historia de la medicina se ha demonizado la sexualidad femenina: 
Ablaciones de clítoris, masturbación y vibradores para tratar la histeria, y el mito de la eyaculación femenina son sólo algunas pruebas de ello.

La eyaculación femenina desde el punto de vista biológico 
¿Cómo funciona el cuerpo de una mujer para eyacular? 

El punto G funciona como una fuente de intenso placer sexual para la mujer. Este punto es una parte de la esponja uretral, con una sensibilidad enorme que reacciona favorablemente al roce o la presión.
La habilidad de un amante a la hora de estimular este punto en particular llevará a la eyaculación de la mujer en el mejor de los casos. 
La estimulación del clítoris o del cuello uterino también pueden influir, pero sin duda alguna, es el punto G quien está involucrado en este proceso.

Llegados a este punto, teniendo en cuenta que la eyaculación, como la del hombre, está relacionada con el orgasmo y la estimulación, a muchos les preocupa qué es el líquido. 
No es orina: aunque los análisis químicos de la eyaculación muestran que este líquido tiene trazas de urea y creatinina, también contiene altos niveles de glucosa y una enzima que se encuentra en el esperma –aunque lógicamente, no contiene espermatozoides–.
Las glándulas de Skene son las que secretan este líquido: 
se encuentran a cada lado de la uretra, por lo que muchas veces puede dar lugar a confusión, y aún muchos estudios buscan demostrar que no es más que orina.
Aunque no todas las mujeres han llegado a eyacular, y no todas lo hacen de la misma forma, lo cierto es que todas tienen el equipo biológico para hacerlo. 
Por eso, la conclusión sobre la eyaculación femenina es que está muy alejado de ser un mito, solo hace falta un buen amante que lo consiga.

¿Es la mujer menos sexual que el hombre? 

Casi la mitad de las mujeres son multiorgásmicas y que un 30% usa la masturbación como el más eficaz de los ansiolíticos cuando quiere aliviar algún dolor o conciliar mejor el sueño.
Roto el candado del pudor, se atreven a hablar por fin de sexualidad y lo hacen de manera muy explícita.  

"Las chicas jóvenes tienen mucha fuerza, ilusión y ganas de enamoramiento, pero el auténtico deseo va tomando fuerza a partir de los 35 y desde ahí su nivel erótico va aumentando".

"Se asustan porque no sabe cómo será su respuesta sexual ante una amante que ha tomado la iniciativa con tal fuerza erótica".

¿No era el hombre el que tenía una sexualidad más ruidosa y pensaba en sexo unas 7.200 veces por día? 

Un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Ohio se tomó la molestia de computar los pensamientos sexuales y moderó la cifra bastante: 19 veces por día. 
Hubo, no obstante, algún voluntario que llegó a 388 pensamientos.

Quizás deberíamos empezar a invertir frases como:

"El hombre necesita sexo, la mujer cariño". 

Para la mujer lo importante es la satisfacción sexual. 
El hombre busca en sus encuentros sexuales el acercamiento a su pareja y un grado mayor de intimidad con ella. 
Y esto precisamente acrecienta su deseo sexual.
Gloria Arancibia, psicóloga y autora de 'Placer y sexo en la mujer', concluye que pensar que la mujer es menos sexual que el hombre es una idea errónea:

"El deseo está presente en el ser humano, con más o menos intensidad, pero independientemente de que uno sea hombre o mujer". 

¿Qué ha llevado entonces a subestimar la sexualidad femenina? 
La psicóloga menciona algunas de las causas:
El peso del coito. 
Se le ha infundido una sexualidad dolorosa y cargada de vergüenza, culpa o miedo ante el riesgo de infecciones y embarazos. 
Esto le ha provocado que considere el sexo una fuente de malestar e insatisfacción que le aboca a la desgana o a la renuncia del placer.
Una mordaza para el placer. 
Nunca se le permitió expresar su deseo. Como consecuencia, su silencio ha supuesto un grave perjuicio para la relación de pareja.
La cultura le ha negado estímulos eróticos. 
La pornografía, la publicidad más sugerente, los juguetes eróticos... todo está diseñado para excitar al hombre.
Mercadotecnia masculina. 
Se ha cosificado el cuerpo de la mujer. 
Ha aprendido a ser deseada, pero no a desear o a conectar con su propio deseo.
Discursos masculinos: 
El hombre contabiliza sus conquistas. 
La mujer las oculta. 
Y se la juzga desde los extremos: castidad y pureza o inmoralidad total.
Confusión: 
Sexualidad igual a reproducción, como si esta fuese el único fin, algo que ha sucedido durante muchas generaciones.
Desconocimiento. 
Al contrario que el hombre, anatómicamente le resulta más complicado acceder a sus genitales. 
No se le ha enseñado a formarse una visión de sus genitales como zonas erógenas, sino como motivo de problemas.
Necesidad de alimentar el ego masculino, aunque el 60% quede insatisfecha. Solo ahora su sexualidad empieza a pertenecerle y se deja llevar por sus sensaciones.
Acto estrictamente genital:
Para sentir placer, la mujer necesita poner en juego sus sentidos y desarrollar un arte de amar. 

¿Cuántos encuentros sexuales terminan en el orgasmo masculino y su eyaculación? 
Ella piensa que el erotismo empieza en el café de la mañana y ya no acaba. Tradicionalmente, para el hombre ha empezado y terminado en la cama.

Excelente coartada masculina: 
Esgrimiendo razones biológicas y culturales, se han querido justificar comportamientos de abuso en la pareja. 
Ni siquiera sus niveles de testosterona disculparían actitudes derivadas de un supuesto incansable deseo sexual.

1 comentario:

  1. HOLA. Quiero hablar de los multiorgasmos y quisiera aclararte que la capacidad multorgasmica no es solo exclusiva de las mujeres porque se ha comprobado según estudios y experimentos que hay hombres que también pueden tener mas de un orgasmo de hecho hubo un caso donde un individuo pudo tener mas de 16 orgasmos seguidos. El secreto es que se cree que eyaculación y orgasmo es lo mismo pero si se aprende a separararlo se puede tener orgasmos múltiples y hay un libro de Mantack Chia que habla sobre ello y enseña técnicas para lograrlo por eso es bueno que tu también reconocieras que se puede en el caso del hombre y escribirlo en el artículo para no dejar en ignorancia a los varones. gracias

    ResponderEliminar

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica