viernes, 10 de julio de 2015

LA PÍLDORA ANTICONCEPTIVA

Cosas interesantes sobre la píldora anticonceptiva
Antes de decidir usar un método anticonceptivo conviene estar informada. Existe mucha variedad, y cada caso es diferente. 
Hoy la píldora se prescribe de forma masiva, sin explicar sus efectos adversos ni estudiar en profundidad a la mujer, su caso, ni su estado de salud. 
Aquí tienes información que no suelen contar los ginecólogos.
Cuando tomas la píldora, aunque sangres, no menstrúas, tus óvulos no maduran ni salen del ovario. 
Esto significa que estás desconectada de tu cuerpo y del importante sistema de guía para tu salud física y emocional que es el ciclo menstrual. 
La píldora y todos los anticonceptivos hormonales que suprimen la ovulación aumentan el riesgo de coágulos, lo que puede derivar en problemas cardiovasculares graves.
Uno de los efectos secundarios del que no suelen avisar los médicos es la disminución del deseo sexual. 
Este es un efecto grave para mujeres jóvenes que todavía están conociendo su cuerpo, sus pulsos y sus ritmos. 
Y eso supone una disminución del disfrute en nuestras vidas.
Debes saber que eres fértil como máximo 48 horas en cada ciclo. 
Existen otro métodos inocuos y respetuosos, basados en la información, observación y autoconocimiento de tu propio cuerpo, lo que se traduce en que cada una recupera el poder que perdemos cuando se lo entregamos a las multinacionales farmaceúticas. 
Nadie puede saber lo que es mejor para ti más que tu misma. 
Existen herramientas que pueden ayudarte, como aplicaciones para móviles o diagramas menstruales.
Hay distintos tipos de anticonceptivos hormonales, infórmate bien. 
No todos tienen los mismos efectos. 

La Oms ha reconocido que la píldora anticonceptiva (de primera, segunda y tercera generación) tiene efectos adversos y secundarios en la salud de las mujeres. 
Esos efectos son: 
Cambios en el estado anímico 
Aumento de peso 
Depresión y menor impulso sexual. 
Debilitamiento del sistema inmune. 
Nauseas, mal humor, sensibilidad y dolor de pechos. 
Disfunciones sexuales a largo plazo (perdura después de tomarla porque bajan los niveles de testosterona), menor deseo, excitación y lubricación. 
Mayor incidencia de infecciones fúngicas, 
Niveles bajos de vitamina B y otros cambios metabólicos, 
Ligero aumento en el riesgo de adenocarcinoma del cuello uterino  
elevados niveles de triglicéridos. 
En menor medida se asocia a osteoporosis y trombosis.. 

La OMS calificó como cancerígenas las píldoras que combinan estrógeno y progestina. 
Cáncer de cuello de útero, mamas e hígado. 
También tienen un efecto protector del cáncer de endometrio y ovarios.
Si decides tomar la píldora toma siempre un buen complejo de Vitamina B.

Contaminación del medio. 
El rastro de residuos de hormonas sintéticas que va dejando la píldora, y aún más el parche y los anillos vaginales, es imposible de filtrar. 
De la orina y las basuras va a las aguas residuales y de ahí a la cadena trófica. 
Se han observado deformaciones en los órganos sexuales de peces expuestos a los estrógenos, y anulación de su capacidad reproductiva. 
Estos estrógenos vuelven a nosotros a través de los alimentos. 
“Hay evidencias para afirmar que la exposición a estrógenos en el medio ambiente puede tener efectos adversos en los humanos. Por ejemplo, descenso del número y calidad del esperma, el aumento en la incidencia de cáncer en órganos reproductivos como el pecho, próstata, la pubertad prematura, y el aumento en la incidencia de endometriosis”
Personalmente me atrevo a decir que la estrogenización del ambiente también tiene efectos de conducta y emocionales para los humanos.
En occidente, la idea de ser una mujer deseable es estar sexualmente disponible y no implicar al hombre en el tema de la anticoncepción. 
Recibimos el mensaje de la mujer como objeto sexual y no como sujeto que merece sentir placer. 
La sexualidad no sólo es el coito. 
Además se puede compartir la responsabilidad de la anticoncepción con la pareja. 
Y los días fértiles se pueden hacer cosas también muy satisfactorias que no impliquen penetración o usar métodos barrera alternados (preservativo, diafragma, preservativo femenino).

La información oficial y los estudios que más publicidad reciben son financiados por la industria farmacéutica. 
La información que reciben los profesionales de la medicina tanto en su formación como en su reciclaje proviene en gran medida de la voz monopolizada de las industrias. 
A veces, la decisión de recetar uno u otro medicamento depende de los regalos y viajes que se han recibido de los laboratorios fabricantes. 
Muchos médicos no se atreven a hablar negativamente sobre la píldora porque supone un suicidio profesional. 
Estas industrias y la presión de los colegas, tienen mucho poder.

El poder sobre tu cuerpo lo tienes tú. 
Se nos vendió la idea de que la píldora era sinónimo de libertad para las mujeres, pero realmente es un modo de dejar el control sobre nuestro cuerpo y nuestra vida en manos de otro, y además pagarle. 
Existen libros, cursos y métodos de anticoncepción natural y respetuosa contigo y el medio ambiente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica