martes, 25 de agosto de 2015

CONÓCETE INTERIORMENTE

El cuello uterino es el extremo inferior de la matriz (útero). 
Es en la parte superior de la vagina. 
Del diámetro de un alfiler. 
El canal cervical pasa a través del cuello uterino. 
El cuello uterino es la parte baja del útero y es donde crece el bebé durante el embarazo y tiene una abertura elástica que se expande durante el parto. 
También es por donde el flujo menstrual sale del cuerpo de la mujer.
El cuello uterino o cérvix uterino es la porción fibromuscular inferior del útero que se proyecta dentro de la vagina, y es un componente anatómico exclusivo de la hembra en los mamíferos. 
Esta apertura o hueco deja que salga la sangre del útero durante la menstruación (período). 
También deja que entren los espermatozoides al útero y a las trompas de Falopio.
Aunque, por lo general mide, de 3 a 4 cm de longitud y unos 2,5 cm de diámetro, el cérvix se puede dilatar unos 10 cm durante el parto para dejar que pase el bebé, y su tamaño puede variar según la edad, el número de partos y el momento del ciclo menstrual de la mujer.
El cuello uterino tiene una superficie lisa y brillante con un orificio cervical pequeño y redondeado en las nulíparas y como la boca de un pez en las que ya han dado a luz por parto vaginal.
También se puede notar como la punta de una nariz en nuestra exploración vaginal
Bajo el microscopio, el epitelio que reviste al cuello uterino es un epitelio escamoso y no queratinizante (sin queratina). 
Desde la lámina basal hasta la capa más externa de células del epitelio cervical se nota una creciente maduración celular.
Partes del cérvix
Exocérvix o ectocérvix
Es la parte que se ve más fácilmente del cuello uterino a través de la vagina en una colposcopia. 
Está rodeado por los fondos de saco vaginales. 
Está recubierto por un epitelio escamoso estratificado rosado, de múltiples capas celulares. 
Las capas celulares intermedia y superficial del epitelio escamoso contienen glucógeno.
Endocérvix
No es visible en gran parte, porque se encuentra en el centro del cérvix formando el canal endocervical que une el orificio cervical externo (OCE) con la cavidad uterina. 
Está recubierto por un epitelio cilíndrico rojizo de una única capa celular.
Orificio cervical externo
Es el que comunica el canal cervical del cuello uterino con el orificio cervical interno. 
Varía de acuerdo al número de partos, encontrándose en la nulípara en forma de una abertura circular de poco diámetro, en la multípara el aspecto cambia a causa de los desgarros del parto, adquiriendo el aspecto de hendidura transversal y estrellada en casos de desgarros oblicuos, que deforman la arquitectura del cérvix trayendo como consecuencia el ectropión o eversión del epitelio endocervical.
Orifico cervical externo
Orifico cervical externo y canal endocervical por colposcopia.
Canal endocervical
Se extiende desde el orificio cervical externo hasta el orificio cervical interno (OCI), mide unos 6 mm de diámetro, está revestido en todo su trayecto del epitelio endocervical cilíndrico simple secretor de mucus, lo que le permite estar ocluido totalmente en su luz por el moco cervical, constituyendo el llamado tapón mucoso endocervical, que impide que los gérmenes procedentes de la vulva, vagina y exocérvix asciendan a los genitales internos, este tapón se expulsa al comenzar la fase de pródromos de parto o el inicio del trabajo de parto, en forma de flemas o flemas con sangre.
Orificio cervical interno
No se observa a simple vista, se necesita hacer ecografía transvaginal para evidenciarlo. 
Suele medir no más 10 mm, delimita el canal endocervical con el útero, a nivel de una estructura conocida como istmo, durante el embarazo normal actúa como un esfínter, que al fallar ocasiona una incompetencia cervical con borramiento y dilatación subsiguiente del cérvix, provocando aborto tardío y el nacimiento pretérmino.
Unión escamoso-cilíndrica
También unión escamo-columnar, exoendo-cervical, cilindro-epidermoide: Es la unión del epitelio cilíndrico con el epitelio escamoso y se suele localizar generalmente en el orificio cervical externo, pero varía según la edad, el momento del ciclo menstrual y otros factores como el embarazo y el uso de anticonceptivos orales.
Esta zona de transición de un epitelio a otro es asentamiento de frecuentes enfermedades como el cáncer de cuello uterino.
Problemas del cuello uterino o cervix:
Cervicitis: es una inflamación del cuello uterino, de manera aguda o crónica, en su gran mayoría acompañada de infecciones microbianas de patógenos como los gonococos, Chlamydia, Trichomonas vaginalis (un parásito), Candida o Micoplasma; o bien por organismos saprófitos vaginales como los estreptococos, Enterococcus y estafilococos. 
La cervicitis aguda es una presentación común del puerperio.
Insuficiencia cervicouterina (cuello uterino débil): agrandamiento del cuello del útero mucho antes de la fecha de parto
Pólipos y quistes: tejido anormal en el cuello uterino
Tumores benignos
Principalmente pólipos endocervicales de tejido conjuntivo, variedad cilindrico monoestratificado, que se origina a partir de hiperplasia de las glándulas endocervicales, situadas en el endocervix y en el canal endocervical, de gran similitud histologica con las encontadas en el endometrio.
Neoplasia interepitelial cervical.
Aunque no son células cancerígenas, las neoplasias cervicales intraepiteliales son consideradas displasias con tendencia a la malignidad, en especial en sus estadios tardíos. 
Están fuertemente asociados al virus del papiloma humano. 
Cáncer de cuello uterino
Inflamación del cuello uterino
Neoplasia intraepitelial cervical (CIN)
Los pólipos cervicales
Embarazo cervical
La displasia cervical
Una prueba de Papanicolaou es una prueba de detección para detectar el cáncer del cuello del útero.
Significado de los cambios en el cuello uterino: 
La mayoría de las mujeres que obtienen un resultado anormal en un examen de detección del cáncer de cuello uterino no tiene la enfermedad. 
Muchas mujeres presentan cambios iniciales en las células que se pueden vigilar, porque con frecuencia desaparecen por sí solos o se les puede dar tratamiento en forma temprana para prevenir problemas más adelante. 
De ahí la importancia de hacerse controles médicos, las pruebas o el tratamiento que tu ginecólogo te recomiende.
Los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino, seguimiento y tratamiento dado el caso.
Pruebas de seguimiento
Tratamientos
Prevención del cáncer de cuello uterino
Puedes aprender cuándo debe hacerse los exámenes de detección del cuello uterino, qué puedes esperar durante una prueba de Pap o una prueba del VPH y cuándo se recomienda recibir la vacuna contra el VPH.
Cinco cosas que debes saber sobre la prevención del cáncer de cuello uterino:
Sabemos qué causa el cáncer de cuello uterino. 
Casi todos los casos de cáncer de cuello uterino son causados por un virus llamado VPH (virus del papiloma humano). 
El VPH también causa otros tipos de cáncer.
Un resultado anormal en un examen de detección no significa que tengas cáncer de cuello uterino. 
Un resultado anormal en una prueba de Pap o en las pruebas conjuntas no significa que tengas cáncer de cuello uterino. 
Significa que se detectaron cambios en las células del cuello uterino o que las células están infectadas por el VPH. 
Según estos resultados, es posible que debas hacerte pruebas de seguimiento o tratamiento. 
El tratamiento para los cambios en las células del cuello uterino funciona bien.
Los cambios en las células del cuello uterino ocurren en forma lenta. 
Puede tardar muchos años antes de que las células infectadas por el VPH se conviertan en cáncer de cuello uterino.
Cuando los métodos de detección de la enfermedad mejoran no hay necesidad de hacerse los exámenes con tanta frecuencia. 
Debido a las mejoras en la detección del cáncer de cuello uterino, las pautas actuales recomiendan hacerse los exámenes con menos frecuencia.
Tenemos muy buenos métodos para prevenir el cáncer de cuello uterino. 
Los exámenes de detección regulares pueden prevenir el cáncer de cuello uterino. 
La vacunación temprana contra el VPH también puede prevenir este tipo de cáncer en personas jóvenes.
Si tiene preguntas adicionales sobre los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino, puedes comunicarte con el Instituto Nacional del Cáncer.
El útero o matriz es el órgano reproductor femenino mas importante. 
El útero es el lugar donde se desarrolla el bebé cuando está embarazada. 
Si tiene una enfermedad uterina, el primer signo puede ser una hemorragia entre las menstruaciones o después de las relaciones sexuales. 
Las causas de las hemorragias anormales incluyen hormonas, problemas tiroideos, fibromas, pólipos, cáncer, infecciones o embarazo.
El tratamiento dependerá de la causa. 
Algunas veces las pastillas anticonceptivas resuelven los problemas de desequilibrio hormonal. 
Si la causa es un problema de la tiroides, el tratamiento también puede ayudar a detener la hemorragia. 
Si tiene cáncer o hiperplasia, un crecimiento excesivo de células normales en el útero, es posible que necesite una cirugía.
Otros problemas uterinos son la endometriosis y la adenomiosis. 
En la endometriosis, el tipo de tejido que recubre el útero crece fuera de éste. En la adenomiosis, el tejido crece en las paredes externas del útero. Los analgésicos pueden ayudar; otros tratamientos incluyen hormonas y cirugía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica