viernes, 7 de agosto de 2015

FLUJO ANTERIOR A LA REGLA

Causas del flujo previo a la regla
Aunque en la mayoría de las ocasiones estamos ante una pérdida de flujo normal, es aconsejable prestar atención a los posibles cambios y síntomas asociados, ya que pueden alertarnos de que algo no va bien.

Manchado menstruacion
El manchado antes de la primera menstruación es, en la mayoría de los casos, normal. Los cambios que experimenta nuestro cuerpo antes de la menstruación son una de las causas del flujo previo a la regla, pero no la única. Tenerlas en cuenta nos ayudará a conocer mejor nuestro cuerpo y a resolver algunas de las dudas más comunes.
El flujo experimenta cambios a lo largo de todo el ciclo menstrual. Pero, ¿es normal manchar antes de la menstruación? Antes de la llegada del primer ciclo es normal que, por los propios cambios hormonales que está experimentando nuestro cuerpo, se produzcan pérdidas, incluso después. No hay que olvidar que las primeras reglas no siempre son regulares, ya que el cuerpo de la mujer se está todavía formando y necesita encontrar el equilibrio.

Flujo blanco y espeso: ¿qué significa?
Aunque en la mayoría de las ocasiones responde a un proceso fisiológico normal, no conviene subestimar ni su presencia ni los posibles cambios que alteren desde su consistencia hasta su olor.
Preocupación, e incluso vergüenza. Lo cierto es que rara vez se habla del flujo vaginal, secreciones fisiológicas, más o menos densas, que se producen a lo largo del ciclo menstrual. Cuando hablamos de flujo blanco y espeso, ¿qué significa? Resolvemos algunas de las dudas más comunes.
La secreción de flujo vaginal se produce sobre todo antes del ciclo menstrual, durante el periodo de ovulación y en el caso de que la mujer esté embarazada. Aunque en la mayoría de los casos, el flujo blanco es algo totalmente natural, tampoco conviene subestimarlo, porque si se aparece de modo constante puede ser indicativo de una infección vaginal, como la denominada candidiasis, infección que requiere tratamiento.

¿Qué es?
El flujo, por definición, no es más que el moco producido por el canal cervical, con un propósito específico como el de proteger la zona genital de posibles agresores, tales como bacterias y hongos. El flujo blanco, más o menos denso y gelatinoso, en muchos casos se presenta acompañado de otros síntomas, a los que hay que prestar atención, como malestar, picazón y mal olor.

Fenómeno fisiológico
Especialmente cuando son escasas, finas, casi transparentes y pegajosas, las pérdidas blancas son atribuibles a un fenómeno fisiológico.
Las secreciones son típicos de los días previos a la ovulación y al ciclo menstrual, un signo de fertilidad.

Síntoma de embarazo
El flujo blanco también puede ser un síntoma de embarazo, apareciendo en los primeros meses de gestación. 
Incluso cuando todo transcurre con normalidad, al inicio del embarazo, aumenta la producción de flujo para proteger el útero y, especialmente, el embrión de posibles gérmenes.
También puede responder a una ETS o a una infección, causada por un hongo (Candida albicans). 
En estos casos, la causa puede derivar de un desequilibrio de la flora hormonal o de otros factores, como fatiga, mala higiene personal o problemas de tensión y estrés que debilitan el sistema inmunológico.

Tratamiento antibiótico
En estos dos últimos casos, es necesario un tratamiento antibiótico. Además de flujo de color blanco y espeso, también se producen otros síntomas como prurito genital, dolor durante el coito y ardor al orinar. 
En estos casos, es recomendable consultar al médico aunque también pueden ser útiles algunos remedios naturales para reducir las infecciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica