sábado, 15 de agosto de 2015

GENITALES FEMENINOS: LESIONES O PROBLEMAS

La mayoría de las mujeres experimentan problemas vaginales menores de vez en cuando. 
Estos problemas pueden estar relacionados con los ciclos menstruales, las relaciones sexuales, las infecciones, los métodos anticonceptivos, el envejecimiento, los medicamentos o cambios después del embarazo.
Es posible que un cambio en el flujo vaginal normal sea la primera señal de un problema vaginal. 
Los cambios en la micción, como tener que orinar más frecuentemente o tener sensación de ardor al orinar, también pueden ser un síntoma de un problema vaginal.
Las afecciones que pueden causar un cambio en el flujo vaginal normal incluyen:
Infecciones de la vagina, como una infección por hongos en forma de levadura, vaginosis bacteriana, tricomoniasis, virus del papiloma humano (VPH) o herpes.
Infección del cuello uterino (cervicitis).
Un objeto en la vagina, como un tampón olvidado.
Infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés), como clamidia o gonorrea.
Diversas prácticas sexuales, como contacto oral a vaginal y anal a vaginal.
Medicamentos vaginales o lavado vaginal.
Dolor pélvico
La causa exacta del dolor pélvico puede ser difícil de encontrar. 
La gravedad del dolor y otros síntomas que tenga pueden ayudar a determinar qué está causando el dolor. Por ejemplo, una afección, tal como quistes ováricos funcionales, puede causar dolor pélvico y sangrado vaginal cuando no está teniendo su período menstrual.
Infecciones vaginales
Si piensa que podría tener síntomas de una STI:
No tenga contacto ni actividad sexuales mientras espera tu cita. 
Esto evitará la propagación de la infección.
Las mujeres no deben hacerse lavados vaginales. 
El lavado vaginal cambia el equilibrio normal de las bacterias en la vagina. 
Es posible que el lavado vaginal haga que la infección ingrese en el útero o en las trompas de Falopio y cause una enfermedad inflamatoria pélvica (PID, por sus siglas en inglés).
La presencia o el crecimiento excesivo de células de hongos en forma de levadura, bacterias o virus pueden causar una infección vaginal. 
Es posible que una infección vaginal ocurra cuando hay un cambio en el equilibrio normal de los organismos de la vagina.

Los tres tipos más comunes de infecciones vaginales son:

Vulvovaginitis por cándida (infecciones por hongos en forma de levadura).
Infecciones bacterianas (vaginosis bacteriana).
Infecciones parasitarias (tricomoniasis).
Los síntomas comunes de una infección vaginal incluyen:
Aumento o cambio del flujo vaginal, incluido un flujo color gris, verde o amarillo.
Enrojecimiento, hinchazón, comezón o dolor en la vagina.
Olor vaginal.
Ardor al orinar.
Dolor o sangrado al tener relaciones sexuales.

Si está embarazada y tiene síntomas vaginales, habla con tu médico acerca de sus síntomas antes de considerar cualquier medida de tratamiento en el hogar. 
Es posible que algunas medidas de tratamiento en el hogar no sean adecuadas, según la causa de su infección vaginal. 
Las afecciones como la vaginosis bacteriana pueden afectar su embarazo; por eso, es importante que hable con su médico y reciba el tratamiento adecuado.
Es posible que las infecciones vaginales aumenten el riesgo de infecciones pélvicas, como la enfermedad inflamatoria pélvica (PID).

Problemas vaginales o vulvares

Podrían ocurrir otros problemas vaginales o vulvares por el uso de métodos anticonceptivos, el uso de medicamentos o el envejecimiento, o como resultado de cambios después del embarazo. 
Estos problemas incluyen:
Prolapso vaginal, que puede causar cambios en la micción y en la evacuación del intestino.
Retención de un tampón, un dispositivo anticonceptivo o un objeto extraño. Vea cómo extraer un objeto de la vagina.
Lesión de la vulva o la vagina, como caerse sobre una barra metálica, por ejemplo, en una bicicleta o en un equipo de un patio de juegos, o como consecuencia de un objeto en la vagina.
Dolor en la vulva (vulvodinia).
Neuralgia pudendal, de la presión sobre el nervio pudendo en la zona genital.
Vaginitis no infecciosa. Algunos ejemplos de esto incluyen:
Una reacción alérgica o irritación causada por sustancias químicas, como aquellas que se encuentran en aerosoles, lavados o espermicidas vaginales.
Cambios hormonales relacionados con la menopausia, como la vaginitis atrófica.
Uso de antibióticos y otros medicamentos, que podría cambiar el equilibrio de los organismos en la vagina.

Una joven que tiene síntomas vaginales inusuales debe ser evaluada por su médico para determinar la causa. 

La vaginitis en una joven podría ser causada por:
Una bola de papel higiénico en la vagina.
Oxiuros que se han propagado desde el ano hasta la vagina.
La propagación a la vagina de bacterias provenientes de una infección respiratoria superior de los oídos (otitis media) o la garganta (amigdalitis) a través de las manos.
Una joven que tiene síntomas vaginales también debe ser evaluada para detectar un posible abuso sexual.
Salpullido, llagas, ampollas o bultos en la zona vaginal o vulvar
Muchas afecciones pueden causar salpullido, llagas, ampollas o bultos en la zona vaginal (vulva). 
Una de las causas más comunes de un salpullido es la irritación de la piel de la zona genital que podría aparecer cuando no se enjuaga bien el jabón de la piel o cuando prendas ajustadas o húmedas rozan la piel. 
Una llaga, ampolla o bulto en la zona vaginal podrían requerir una visita a su médico.
El tratamiento de un problema vaginal depende de la causa del problema, la gravedad de sus síntomas y su estado de salud general.

Evalúe sus síntomas para decidir si debería consultar a un médico y cuándo debería hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica