miércoles, 19 de agosto de 2015

SEXUALIDAD FEMENINA ¿MITOS O REALIDAD?

En el comportamiento sexual humano existen cientos de mitos, el mito es una información sin validez y que generalmente confunden a las personas. 
Algunos mitos son consecuencia de información científica que fue desarrollada hace muchos años y no es válida o no ha sido actualizada, otros mitos provienen de la religión y con un propósito generalmente represivo.  
Aunque algunos mitos están basados en cierta información válida, ellos generalmente involucran exageraciones y verdades a medias, con lo cual esta información se convierte confusa y hasta cierto punto tiene un impacto negativo en hombres y mujeres.  
El mito no transmite un mensaje único, claro, y coherente es por el contrario una explicación exagerada de la realidad. 
En el caso de los mitos sexuales, una gran mayoría de la población cree que estos cuentos o teorías de seres superdotados y con poderes sexuales sobrenaturales son normales y nos comparamos a ellos sin ninguna base o fundamento real y se asume que esto es la norma cuando en realidad son fantasías o una exageración de la realidad. 
Los mitos se desmitifican sólo con conocimiento, con información válida y con sentido común.

Algunas mujeres creen que se necesita un pene grande y duro para satisfacerlas sexualmente;  
o que el orgasmo entre un hombre y una mujer es necesario para poder tener buen sexo; 
o que la mujer no debe sentir apetito sexual y ganas de tener intimidad con su pareja por que puede ser considerada una mujer fácil; 
o que la penetración vaginal es el único acto que define el sexo;  
o que la mujer debe satisfacer al hombre siempre por que sino se irá con otra; o que el sexo tiene que ser espontáneo, y sobre todo sin comunicación; 
pero sobre todo, lo que es más dramático e inaceptable es la creencia de que el hombre es el único que puede disfrutar del sexo y la mujer no. 
Estas creencias o formas de pensar son aceptadas como verdaderas por muchos hombres y mujeres en nuestra sociedad.

¿Donde obtuvieron las mujeres estos mensajes o enseñanzas?

No fueron enseñados en clases de sexualidad o en textos escritos por profesionales. 
Queramos aceptarlo o no, con intención o sin ella, la exposición a temas relacionados a la sexualidad están presente todo el tiempo, desde el día que nacemos hasta el día que dejamos este mundo, con una dosis especial de información y auto-descubrimiento cuando estamos en la pubertad. 
Mucho antes de que seamos expuestos a la realidad del sexo, nuestras cabezas son llenadas con mucha información sin sentido y sin ningún fundamento educativo válido. 
Por ejemplo, cada vez que decimos o escuchamos una broma sobre sexo, leemos una novela donde los protagonistas son unos atletas sexuales y están teniendo relaciones sexuales toda la noche, o vemos un programa de televisión que involucra sexo o una relación de adultos; es en estos momentos y muchos otros que aprendemos sobre sexo y la dinámica de pareja en las relaciones sexuales, es de estas fuentes de información de donde aprendemos, confirmamos y reforzamos lo que creemos debe ser correcto respecto a la sexualidad humana.  
Estos mensajes que recibimos a través de estos medios se profundizan en nuestra mente debido a la falta de conocimiento y educación sexual que tenemos.

El mensaje sexual que nuestra sociedad ha absorbido pertenece a un mundo irreal, y se ha convertido en un modelo colectivo de irrealidad sexual.

En este modelo irreal de cómo los cuerpos “tienen” que lucir y funcionar, como las personas “tienen” que interrelacionarse y sobre todo como deben de tener sexo, el principal actor en este mundo no es gente sino órganos sexuales, donde las frases intimidad, conexión o interrelación de pareja no están presente.
¿Cual es el problema con fantasear un poco, o poder imaginar un mundo perfecto y sexo impecable entre el hombre y la mujer sexual perfecta en este mundo irreal?.
No existe ningún problema con esta presentación de fantasía que todos nos divertimos leyendo sobre estas novelas. 
El problema está en que no son modelos reales o estándares de sexo, cualquier pequeña diferencia que tenemos sobre estos modelos de fantasía nos comparamos contra ellos dejando de lado la parte real sobre el sexo. Perdemos de vista que nos estamos comparando al hombre o mujer ideal de la naturaleza humana y es muy probable que nos estemos comparando con un hombre o una mujer que no existe, es decir nos comparamos con nada real. 
Lo que sí sabemos es que nos sentimos mal, ansiosos y hasta con vergüenza por que nuestro cuerpo no es, ni funciona como deseamos que lo haga como en el mundo irreal sexual al que estamos expuestos constantemente. 
Cuando nos comparamos con lo que hemos “aprendido” en el mundo irreal, siempre tenemos problemas. 
No importa que tan bien “equipados” estamos, que tan buen físico tenemos, que pareja tenemos o como nos desenvolvemos en la cama, nada se iguala a lo que hemos escuchado y leído sobre el sexo. 
El buen sexo esta siempre en algún otro lugar y con alguna persona diferente de lo que estamos haciendo nosotros.

Los mitos generan una alta ansiedad y sentimientos negativos hacia nosotros y nuestra pareja. 
Ellos ayudan a crear una serie de problemas sexuales y mucha miseria como individuos y nuestra relación de pareja, pero lo que es más importante es que estos mitos hacen muy difícil el poder disfrutar de una sexualidad sana y real.

Lo que es cierto en nuestra sociedad es que todos los hombres y mujeres que tiene seguridad sobre su sexualidad y disfrutan de ella a plenitud han tenido que “des-aprender” y olvidarse de muchos conceptos y nociones negativas sobre el sexo que “aprendieron” durante años, incluyendo estos mitos  y cambiarlos por conceptos e ideas más reales y constructivas sobre las relaciones y la sexualidad humana. 
La intensión de mencionar los mitos más importantes sobre la sexualidad femenina es la de poder tener la oportunidad de mirar de cerca los conceptos más destructivos a que las mujeres se aferran para poder expresar su sexualidad, porque esa ha sido la forma que de alguna manera la aprendieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica