viernes, 30 de octubre de 2015

CON MELUNA NO PASA

Nueva MeLuna Shorty: ¡Porque hay una copa menstrual MeLuna para cada mujer!

En el proceso de desarrollo de la copa menstrual MeLuna, y gracias a la ayuda de muchas mujeres, MeLuna ha incluido una versión de copa menstrual nueva y diferente: MeLuna Shorty.

La copa menstrual MeLuna Shorty es un centímetro más corta que la versión estándar de MeLuna y está concebida para mujeres con una cavidad vaginal muy corta, para aquellas usuarias que puedan tener el orificio del útero muy cerca de la entrada de la vagina o con un descenso del útero.

También es apta para mujeres de estatura baja y complexión muy delgada, para mujeres que nunca han tenido relaciones sexuales y también para mujeres con un IMC superior a 28 puntos y/o un suelo pélvico débil. 
El nuevo modelo MeLuna Shorty combina a la perfección las ventajas de una copa menstrual más corta y la mejor capacidad para retener flujo menstrual posible.

¿Por qué MeLuna Shorty es tan versátil y especial?
Gracias a la acotación de un centímetro y la conservación del diámetro en comparación con la versión estándar, MeLuna Shorty adopta una forma cónica que resulta más cómoda para mujeres de baja estatura, descenso de útero o cavidad vaginal corta.

Su forma cónica y robustez, al acortar y conservar diámetro Shorty se vuelve más compacta, facilita mejor la apertura dentro de la vagina, con lo que se ha comprobado que funciona a la perfección en suelos pélvicos debilitados o también en personas con cierto grado de sobrepeso u obesidad.

¿Para quién es la copa menstrual MeLuna Shorty S?
Shorty talla S es la copa menstrual más pequeña del mercado. Si el test MeLuna te sugiere una talla S, y estás dentro de los siguientes grupos, eres usuaria de Shorty S:

Chicas jóvenes que empiezan a menstruar, entre los 12 y los 14 años.

Mujeres de complexión pequeña y baja estatura.

Mujeres que nunca han tenido relaciones sexuales y que no han tenido partos vaginales con poco flujo menstrual y el suelo pélvico bien desarrollado.

Mujeres con descenso de útero o que tienen por naturaleza su cavidad vaginal corta.

Mujeres con una musculatura pélvica bien desarrollada.

Una combinación de alguno de los anteriores puntos.

¿Para quién es la copa menstrual MeLuna Shorty M?
Shorty M es una copa relativamente pequeña con tan sólo 38 milímetros de longitud, y con un volumen de 18 milímetros, el doble que un tampón desechable de absorción regular. Si el test MeLuna te sugiere una talla M, y estás dentro de los siguientes grupos, eres usuaria de Shorty M:

Mujeres con ligero sobrepeso y suelo pélvico normal o poco entrenado.

Mujeres con un IMC superior a 28 puntos y suelo pélvico normal o poco entrenado.

Mujeres con un descenso leve del útero o cavidad vaginal corta.

Una combinación de alguno de los anteriores puntos.

¿Para quién es la copa menstrual MeLuna Shorty L?

La copa menstrual MeLuna Shorty es apta para mujeres entre 35 y 45 años que han tenido varios embarazos, con una musculatura pélvica un poco débil conjuntamente con un prolapso uterino que recorta la longitud de la vagina.

Shorty L, con el mismo diámetro que su versión estándar pero con menor longitud, se sostiene mejor en una musculatura pélvica débil, aguanta firme y perfecta y puede desplegarse en la vagina sin problemas y sin producir pérdidas.

En los casos de sobrepeso o cierto grado de obesidad, MeLuna Shorty talla L actúa de la misma forma, gracias a su forma cónica y robusta, soporta mejor una presión externa. Eres usuaria de Shorty L si el test MeLuna te sugiere una talla L y estás dentro de alguno de estos grupos:

Mujeres con ligero sobrepeso o y un suelo pélvico un poco debil.

Mujeres de mediana edad, con partos vaginales y tendencia a obesidad.

Mujeres con un prolapso uterino que recorta la longitud de la vagina.

Mujeres con cavidad vaginal corta.

Una combinación de alguno de los anteriores puntos.

¿Para quién es la copa menstrual MeLuna Shorty XL?
Shorty XL es para mujeres con un IMC superior a 28 puntos y con una musculatura pélvica débil conjuntamente con un prolapso uterino que recorta la longitud de la vagina. La copa menstrual MeLuna Shorty XL, con el mismo diámetro que su versión estándar pero con menor longitud, se sostiene mejor en una musculatura pélvica débil, aguanta firme y perfecta y puede desplegarse en la vagina sin problemas y sin producir pérdidas.

En los casos de sobrepeso o cierto grado de obesidad, MeLuna Shorty talla XL actúa de la misma forma, gracias a su forma cónica y robusta, soportando mejor una presión externa. Si el test MeLuna te sugiere una L o una XL y estás dentro de alguno de estos grupo, eres candidata a Shorty XL:

Mujeres con sobrepeso o y un suelo pélvico debil.

Mujeres de mediana edad, con partos vaginales y tendencia a obesidad.

Mujeres cuyos músculos del suelo pélvico estén bastante debilitados y/o con un prolapso uterino que recorta la longitud de la vagina.

Mujeres con cavidad vaginal corta.

Una combinación de alguno de los anteriores puntos.


La nueva línea de copas MeLuna Shorty ya está disponible en 4 tallas (S, M, L y XL). 
Pese a su pequeño tamaño, la copa MeLuna Shorty, salvo el modelo Shorty S, supera la capacidad de la mayoría de tampones del mercado.

Nota: el uso de copas menstruales y tampones por primera vez pueden dañar el himen, si su conservación es importante para ti debes tener en cuenta este hecho.

¡Ya es un hecho! ¡La copa menstrual ya es el método favorito de muchas mujeres! ¡Y cada vez son más las que se muestran interesadas! 
¿Eres una de las afortunadas que la ha probado?

En la actualidad son muchos los productos de higiene íntima que podemos encontrar en el mercado, pero sólo uno de ellos es el más efectivo y saludable con las mujeres y el medio ambiente. Además su calidad/precio van cogidos de la mano. 
¿De qué estamos hablando? Por supuesto, de la copa menstrual MeLuna.

La copa menstrual es uno de los métodos de higiene femenina más cómodos y económicos del mercado actual, es un hecho respaldado por la experiencia de miles de mujeres que ya usan la copa MeLuna con éxito. 
Pero, ¿y el lado ecológico? ¿Es la copa menstrual más ecológica que otros métodos? ¡Sí! ¡Sin duda! ¿Te interesa? ¡Sigue leyendo!

Cuando se tienen en cuenta la contaminación y el volumen de desechos inherentes al uso de los tampones y compresas higiénicas desechables, sustituir la higiene femenina personal por la copa menstrual tiene un sentido ecológico y da como resultado un efecto positivo sobre los residuos en el ecosistema todos los meses.

El futuro es evitar residuos y reutilizar más a menudo.
Además tenemos que despedirnos de la conducta de “usar y tirar” teniendo en cuenta que los recursos son limitados: la copa es un buen ejemplo que podemos cambiar.

¿Cómo evita MeLuna los residuos materiales?
Una mujer puede llegar a usar 10.000 compresas y tampones durante toda su vida. Cada año se desechan en el mundo, en torno a 45.000 millones de compresas y tampones porque son residuos que no se pueden compostar y, por ese motivo, su residuo es causa de un impacto importante al ecosistema de nuestro planeta. Según datos de la Agencia de Residuos Catalana:

El uso de una copa menstrual puede comportar un ahorro anual por mujer de 5,6 a 6,4 kilogramos de residuos no recuperables.

Eso equivale a un 1% de la producción de residuos municipales por habitante y año.
¡Más datos!
Un estudio científico de la British Columbia de Canadá comparaba la copa menstrual con tampones y compresas, siendo criterios de evaluación la satisfacción general, la comodidad, la posible infección vaginal, el coste y residuos del sistema. 
Estas fueron algunas de las conclusiones:

El 91% de las mujeres han decidido utilizar la copa después de la investigación.

El 91% la van a recomendar a sus amigas.

Comprobado: las copas menstruales son una muy buena y satisfactoria alternativa a los tampones.
Las copas tienen el potencial de ser una solución sostenible a la gestión menstrual, con un ahorro de coste significativo y un menor impacto medioambiental en comparación con los tampones.

La copa menstrual es el método de higiene femenina más cómodo, saludable y económico del mercado. ¡Y no acaban aquí las ventajas! En el bloque anterior descubrimos cómo la copa menstrual MeLuna evita los residuos materiales, contribuyendo así a un menor impacto medio-ambiental, hoy descubriremos que además evita los residuos químicos, convirtiéndose así en una de las opciones más ecológicas del mercado actual.

La mayoría de tampones y compresas contienen sulfactantes, adhesivos y aditivos. 
Además, la mayoría de las compresas higiénicas contienen plástico de polietileno, cuya producción es contaminante. 
Asimismo, la dioxina, un conocido carcinógeno, es un producto derivado del proceso de blanqueado de los tampones que contienen rayón. 
En los vertederos, muchas de estas sustancias pueden filtrarse al medio ambiente (aguas subterráneas, corrientes y lagos) provocando una grave contaminación y consecuencias sanitarias. 
Los aplicadores de los tampones son de plástico, no biodegradable.

¡La copa menstrual es la solución! 
Para su fabricación no se utilizan materiales que contribuyan a la tala de árboles y a la deforestación, y en su proceso de producción no se utilizan blanqueantes como el cloro, que generan dioxinas que contaminan el agua, el aire, la tierra y que se almacenan con facilidad en nuestras células adiposas.

En MeLuna evitamos los residuos químicos y apostamos por la reutilización y el reciclaje: MeLuna está fabricada en Alemania con TPE medicinal, un elastómero termoplástico medicinal. 
Los TPE´s tienen el potencial de ser reciclables puesto que pueden ser moldeados, extruídos y ser reutilizados como plásticos, pero tienen características elásticas típicas de los cauchos que no son reciclables debido a sus características termoendurecibles.

Una copa menstrual puede durar hasta 10 años y es un ahorro considerable en comparación con tampones y compresas. 
¡Tampones y compresas no promueven un buen estado del medio ambiente! ¡Cambiemos el chip! ¡Pensemos en verde! ¡MeLunicémonos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica