domingo, 25 de octubre de 2015

EL SEXO EVITA LA ATROFIA VAGINAL

Entre un 47% y un 52% de las mujeres a nivel mundial sufre esta afección
Es la primera causa de dolor vaginal durante las relaciones sexuales
Los expertos recomiendan el uso frecuente de hidratantes y lubricantes
La atrofia vaginal es una de las afecciones más comunes en mujeres durante la menopausia que conlleva un sinfín de síntomas que no hace más que tambalear su calidad de vida. 
Además, es la primera causa de dispareunia (dolor durante el coito) lo que puede acarrear más de un problema sexual, que lleva incluso, en determinadas ocasiones, a un rechazo absoluto de las relaciones.
La atrofia vaginal se trata de la pérdida del efecto de los estrógenos sobre la vagina y estas hormonas son las responsables de mantener en buenas condiciones el epitelio de la vagina.  
La mucosa vaginal se vuelve más fina y más seca y se "producen cambios en el equilibrio de la flora vaginal y en el pH que pueden predisponer a la aparición de infecciones vaginales y urinarias".
La atrofia vaginal, y en general la urogenital, es la causa más frecuente de dispareunia y cistitis de repetición en la mujer postmenopaúsica, que se produce de manera secundaria a la disminución hormonal.
Se considera una causa generadora de disfunciones sexuales globales, ya que el dolor evita la actividad sexual y acaba produciendo problemas de deseo, trastorno de excitación y anorgasmia de manera secundaria.
La incidencia de esta patología oscila entre un 47% y un 52%, tanto en la población española como a nivel mundial.
Los síntomas más claros que genera son: 
sequedad vaginal, ardor, picor y, en ocasiones, un aumento de la frecuencia de la micción y dolor al orinar.
En cuanto una mujer note alguno de estas alteraciones (las que suelen aparecer primero son la sequedad vaginal y las molestias en las relaciones sexuales), debe acudir inmediatamente al especialista.
Muchas mujeres piensan que lo normal es tener molestias vaginales y que por tanto deben asumirlo como algo inevitable. 
Pero es muy importante que pregunten a su médico por los posibles tratamientos.
Los tratamientos tienen el objetivo de mantener la vagina y el resto de los tejidos urogenitales en las mejores condiciones posibles.
Existen hidratantes, que deben utilizarse varias veces por semana, y lubricantes, para usar en el momento de las relaciones para evitar el dolor.
También se pueden emplear cremas con estrógenos para aplicar en la vagina, que reducen los efectos del déficit hormonal en la piel del área genital.
"Mantener una actividad sexual regularmente mejora la función vaginal preservando su elasticidad y previniendo el estrechamiento del introito vaginal"
Si por diversas razones no se pueden mantener relaciones sexuales, la especialista recomienda el uso de dilatadores vaginales.


Es muy importante que se usen las cremas hidratantes vaginales que recomienda el ginecólogo. 
Toda mujer menopáusica que refiera problemas de sequedad o que se objetiven en la revisión ginecológica, deben ser tratadas. 
"Si según vamos cumpliendo años vamos dándonos cada vez más cremas, 
¿por qué nos las aplicamos en todo el cuerpo y evitamos la zona genital?

Aloe vera para la sequedad vaginal
Una interesante manera de combatir la sequedad vaginal empleando únicamente un poco de pulpa de aloe vera o sábila.
Visto y considerando la gran capacidad humectante que tiene este vegetal, es algo posible.
Que el aloe vera se ha convertido en uno de los principales aliados naturales de la salud de muchas personas, no es ninguna novedad. 
Es que, si uno se pone a repasar la gran cantidad de beneficios que esta planta ofrece, realmente costaría enumerarlos. 
Aquellos relacionados con la piel y la capacidad humectante de la sábila para ella son, ciertamente, los más notables.
sufrír de resequedad vaginal, hasta al punto que no poder tocarse la zona, debido a los dolores. 
El médico te  puede recetar hormonas, pero éstas te pueden dar mareos y no conseguír alivio.
Así que probar con la pulpa del aloe vera o sábila en tus zonas íntimas para ver qué tal te funcionaban. 
El resultado suele ser maravilloso: 
poder volver a tener relaciones y se sentirte mucho mejor. 
Hasta el punto que a veces no sera necesario recurrir a la planta para solucionar el problema.
Visto y considerando las propiedades humectantes que tiene el aloe vera o sábila, por ejemplo, sirve para tratar problemas de arrugas o de falta de hidratación en el cutis, sin nombrar sus efectos cicatrizantes y que ayudan a la dermis a "reinventarse".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡ATENCIÓN!!

¡¡ATENCIÓN!!

Copa MeLuna ecológica